Las cinco claves del Real Madrid - Brujas

Analizamos el empate del club blanco en esta segunda jornada y sus perspectivas en esta fase de grupos.

©AFP/Getty Images

El miedo escénico ya no existe

Hubo una época en el que los equipos rivales se veían aplastados por la grandeza y la presión del Estadio Santiago Bernabéu. El Madrid sabía usar ese halo y parecía que sus rivales saltaban al campo ya perdiendo en el marcador. Pero el fútbol ha cambiado, la igualdad es cada vez mayor y nadie vende barata su piel. El Brujas lo dejó bien claro en la primera mitad. Seriedad y trabajo atrás, velocidad y eficacia arriba.

Las urgencias, malas compañeras

Bonaventure fue la gran pesadilla blanca este martes
Bonaventure fue la gran pesadilla blanca este martes©AFP/Getty Images

Cada gol en contra para un equipo grande, y más si juega en casa, es una alarma que se enciende. Muchas veces se quiere remontar un resultado en la jugada posterior al gol encajado, pero a veces un poco de paciencia y perseverancia son mejores aliadas. El Madrid se desordenó para empatar el primer tanto belga y encajó un segundo. La remontada se acabó cociendo en el segundo acto a fuego lento.

Ramos al rescate

El liderazgo del capitán blanco volvió a ser capital. Comparte la responsabilidad de los posibles desajustes defensivos del primer tiempo, pero el central sevillano tiró de coraje una vez más y empujó a su equipo en la segunda parte. Contagió a sus compañeros para que no se dieran por vencidos y como siempre fue una amenaza en los balones aéreos en ataque. Su gol fue clave para que el Madrid no diera el partido por imposible. "Tenemos que hacer más y tenemos que hacerlo mejor. Así de claro", sentenció Ramos en sus redes sociales nada más terminar el encuentro. Nada que añadir.

Puntería desviada

Eden Hazard, de nuevo desdibujado
Eden Hazard, de nuevo desdibujado©AFP/Getty Images

Tras el 1-2 el asedio blanco fue claro. En otras temporadas, sobre todo con Cristiano Ronaldo presente, el partido podría haber terminado en goleada. Pero hoy al Madrid le ha costado sangre, sudor y lágrimas sacar un empate ante un rival teóricamente asequible. "El resultado es malo pero la reacción es buena. No nos podemos quedar contentos. Me quedo con la reacción, aunque no estoy contento de sumar un punto", comentó Zidane sobre el partido de su equipo en esta segunda jornada.

Si no puedes ganar… empata

"El empate, dentro de lo malo, nos da mucha vida", apuntó Casemiro nada más terminar el partido. "No era el resultado planeado y no era el resultado que queríamos, sobre todo jugando en casa". Son tres partidos consecutivos en Champions en el Bernabéu sin ganar para el Madrid, y parecen una eternidad. Pero el Madrid hoy vio el partido perdido y al final no lo perdió. Quedan cuatro encuentros por jugar y el Madrid tendrá que disputarlos con un cuchillo entre los dientes.

Arriba