UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Los hombres de Löw no tienen miedo a nadie

El poder ofensivo del combinado germano acaparó los halagos en la abultada victoria por 6-2 ante Austria que le valió para reservar su billete para la próxima fase final de la UEFA EURO 2012.

Miroslav Klose celebra su gol ante Austria
Miroslav Klose celebra su gol ante Austria ©Getty Images

El poder ofensivo de Alemania acaparó los halagos en la abultada victoria por 6-2 ante Austria que le valió para reservar su billete para la próxima fase final de la UEFA EURO 2012.

Dos goles de Mesut Özil y los tantos de Lukas Podolski, Miroslav Klose, André Schürrle y Mario Götze dieron a Alemania un cómodo triunfo que permite a los germanos acumular once puntos de ventaja al frente del Grupo A clasificatorio para la UEFA EURO 2012. El combinado teutón mantiene su récord perfecto de siete victorias en otros tantos encuentros, algo que el capitán Philipp Lahm agradece a sus compañeros.

"Todo el mundo estuvo inspirado a la hora de atacar, así que al final marcamos seis goles. Hasta el momento hemos logrado todos los puntos y llevamos una perfecta fase de clasificación. Hemos mantenido nuestro nivel desde la Copa Mundial de la FIFA e incluso hemos evolucionado. Tenemos tanta creatividad que podemos ganar a cualquiera", comentó el lateral.

Klose, que aumentó su cuenta internacional a los 62 goles, a seis de la leyenda Gerd Müller, comentó lo mucho que ha cambiado el equipo desde que a comienzos del 2000 transforma su efectividad por el fútbol de toque. "Todo ha cambiado mundo en los últimos diez años", reconoció.

"No lo veis ni la mitad, ya que no observáis los entrenamientos. Es el dinamismo y la alegría con la que jugamos al fútbol. El papel del entrenador en todo esto es enorme. Ha desarrollado este equipo y ha creado esta manera de jugar a través de los entrenamientos. Es la mejor selección alemana en la que he jugado, y esto es mucho", añadió.

El hombre que se lleva todo el crédito en esta transformación es Joachim Löw, que se mostró igual de contento: "No se puede ser el mejor en todo, pero siempre hemos sido muy sólidos en los últimos años y hemos desarrollado nuestro fútbol más incluso desde 2010. También hemos demostrado que podemos ganar a grandes equipos".

Özil, de nuevo la estrella del choque, comentó: "Siento la confianza del equipo y del entrenador. Hemos recorrido un largo camino. Ya nos hemos clasificado pero no importa quién marca los goles. Sabemos que tenemos un equipo fuerte, pero hay otros que también pueden jugar a nuestro nivel".

¿Y qué hay del rival de la noche para los alemanes? "Sentí que estuvimos 87 minutos de los 90 persiguiendo el balón y quizás tuvimos el diez por ciento de la posesión. Los alemanes buscaron bien el espacio y el gol que encajamos pronto no nos ayudó. Para ellos todo fue bien", reconoció Martin Harnik, autor del segundo gol austriaco.