Un Lyon con mucha pegada