UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

El Celtic se sale con la suya

FC Barcelona – Celtic FC 0-0 (Global: 0-1)
La mala puntería del Barça y el acierto del portero Marshall dejaron fuera a los catalanes.

Hubo mala suerte para el FC Barcelona, que pese a disfrutar de grandes ocasiones de gol, no estuvo fino en los metros finales. El Celtic FC se centró únicamente en defender el gol de ventaja logrado en la ida, y con un inspirado David Marshall en la portería, logró empatar a cero en el Camp Nou y clasificarse para los cuartos de final de la Copa de la UEFA.

Gerard, a punto
El Barça salió a intentar igualar la eliminatoria lo antes posible. Así pues, cuando todavía no se llevaba disputado el primer minuto, Ronaldinho le puso a Gerard López un magnífico pase en profundidad. Sin embargo, el jugador catalán no llegó a controlar bien, y además el portero Marshall reaccionó rápidamente y le quitó el balón de los pies. El Celtic respondió con un balón largo que dejó solo a Henrik Larsson en carrera, aunque Carles Puyol rectificó, y en un alarde de potencia y velocidad, le arrebató el balón cuando se disponía a chutar. Poco después, de nuevo Gerard remató un centro de cabeza tras un centro de Ronaldinho desde la izquierda, pero Marshall atrapó el esférico con seguridad.

Acoso con trampa
Los blaugrana seguían dominando en el centro y creando ocasiones. La más clara fue una de Luis Enrique que, tras un saque de esquina rematado de cabeza por Ronaldinho, golpeó a bocajarro un balón con el muslo que Marshall salvó casi en la línea. Mientras, los escoceses esperaban su oportunidad para salir con peligrosos contraataques aprovechando que el conjunto de Frank Rijkaard se iba arriba.

Puyol no puede
Como es habitual, todo el juego ofensivo del Barcelona pasó por los pies del brasileño. Ronaldinho ponía constantemente buenos pases en profundidad y centros para los delanteros locales, aunque la zaga escocesa cortaba el peligro con efectividad. A diferencia de otros partidos, el equipo culé no utilizó apenas las bandas, sobre todo con Luis García, que tan buen resultado le ha estado dando. El primer contratiempo para el Barça llegó cuando Puyol se resintió de sus problemas musculares, y pasada la media hora, pidió el cambio. Rafael Márquez le sustituyó.

El Barça lo notó
Pese a no ser un hombre ofensivo, los blaugrana notaron el empuje del bravo defensor catalán. El partido pasó a desarrollarse más en el centro del campo. El Barcelona tocando y buscando huecos, y los escoceses presionando fuerte y robando balones para pillar desprevenido a su rival. Así se llegó al final de la primera mitad: con mucha lucha y sin ocasiones claras en los últimos quince minutos, salvo un tiro desde fuera del área de Michael Reiziger a pase de Luis García, que finalmente tocó en un defensor y se marchó fuera.

Comienzan las prisas
Al poco de iniciarse la segunda mitad, el Celtic también tuvo problemas con las lesiones, y su jugador Jackie McNamara tuvo que abandonar el campo por el centrocampista Liam Miller. Frank Rijkaard veía que los minutos avanzaban y que el Barça no terminaba de llegar al área escocesa, por lo que cambió a Reiziger por Marc Overmars para intentar penetrar por la banda izquierda. Pero fue por el extremo derecho por donde llegó la primera ocasión clara de esta mitad. Gabri García le envió un pase a Luis García dentro del área, y éste intentó ajustar el esférico al palo largo de la portería con un sutil toque, aunque se fue fuera por poco. Pasado el primer cuarto de hora, Sergio García salió por Luis Enrique para potenciar el ataque.

Volcados arriba
El Barcelona comenzó a embotellar en su campo al Celtic y, arropado por su público, el conjunto culé comenzó a gozar de sus mejores ocasiones. Primero mediante un eléctrico arranque de Ronaldinho, que tras regatear a dos defensas, sólo le quedó delante el portero, aunque ya llegó muy forzado y escorado, y su remate lo despejó Marshall a córner. Después Xavi Hernández envió un colosal pase por alto, superando a toda la zaga rival, dejando a Sergio García cara a cara con el guardameta del Celtic, pero su volea se fue alta. De nuevo el mismo canterano blaugrana remató un fuerte chut desde fuera del área que despejó muy ágil Marshall.

Agazapados atrás
El técnico del Celtic, Martin O'Neill, viendo que transcurría el tiempo y que el Barça no lograba marcar, decidió dotar a su equipo de un talante todavía mas defensivo. El centrocampista Mohamed Sylla entró por el delantero Chris Sutton. Los escoceses sólo se limitaban a defender y todo balón que robaban, renunciaban a jugarlo y lo mandaban arriba con un patadón. Especialmente bien estuvo el central Stanislav Varga, que estaba en todas partes cortando balones.

Sin suerte
El Barcelona no pudo materializar ninguna de sus oportunidades del final, y pese a llevar todo el peso del partido, cayó eliminado. Al final, la táctica de los escoceses dio sus frutos, y con un juego sólo centrado en defender el resultado de la ida, logró empatar a cero y meterse en los cuartos de final de la competición. Mención especial merece el jovencísimo portero de diecinueve años Marshall, que salvó a su equipo de las claras ocasiones de las que dispuso el conjunto blaugrana.