Próximo obstáculo: el Zaragoza

El Austria de Viena quiere seguir haciendo historia en la Copa de la UEFA ante el conjunto maño.

Por Luke McLaughlin

Con Austria preparada para compartir la organización de la UEFA EURO 2008™ con sus vecinos de Suiza, la moral en la capital es de optimismo. El fútbol de estos países está gozando de un resurgimiento lento pero estable a nivel de clubes.

Juventud y experiencia
El SK Rapid Wien alcanzó la final de la Recopa de Europa de la UEFA en 1995, donde perdió por 1-0 ante el Paris Saint-Germain FC, y esta temporada las esperanzas están puestas en el otro equipo de la capital, el FK Austria Wien, que está ante una buena oportunidad de seguir brillando en la Copa de la UEFA. El entrenador danés Lars Söndergaard ha creado un equipo impresionante en el que se mezcla la juventud y la experiencia, y ha apoyado la renovación de la competición este año. Ahora, el equipo de Viena, prepara su enfrentamiento frente al Real Zaragoza.

Impulso financiero
“Como somos un club pequeño esto es muy bueno. Pienso que está muy bien jugar estos partidos de octavos de final. Para nuestros aficionados es una gran alegría ver a algunos de los clubes más conocidos de Europa y creo que es bueno para el fútbol. Y respecto al tema financiero, también pienso que es positivo”, dijo.

Eligió el Austria
El ex centrocampista del RC Lens y de la Juventus Jocelyn Blanchard rechazó en verano un traspaso al BV Borussia Dortmund para llegar al Austria, y se ha convertido en un jugador clave. “Como siempre he dicho, la decisión que tomé es la que yo quise. Es fácil decir que podría haber venido aquí o haberme ido allí. Pero elegir venir aquí, a Viena”, dijo.

Título doméstico
El delantero noruego del Austria Sigurd Rushfeldt marcó el gol que apuntilló al FC Utrecht en la jornada 5 y se convirtió en un héroe. Ahora tiene las cosas claras para lo que queda de temporada. “Creo que ganar la liga aquí, en Austria, es lo más importante, porque así nos clasificaríamos para la UEFA Champions League”, dijo.

Ganar la UEFA
Pero Söndergaard todavía no ha decidido si prefiere ganar el título austriaco o la Copa de la UEFA. “Es una pregunta muy difícil. Tenemos que ganar el campeonato, somos favoritos, queremos ganarlo, y en la Copa de la UEFA intentaremos hacerlo lo mejor posible. Pero si tengo que escoger entre alguno de ellos, me gustaría ganar la Copa de la UEFA por una vez en la vida”, dijo.