Noche sin triunfos

uefa.com repasa las declaraciones de los protagonistas de los conjuntos españoles inmersos en la Copa de la UEFA.

Por Darío López

Ninguno de los tres españoles que quedan en la Copa de la UEFA lograron vencer en sus respectivos encuentros. Dos de ellos, Real Zaragoza y Sevilla FC, empataron, mientras que el partido entre el FC Steaua Bucaresti y Villarreal CF no se llegó siquiera a disputar por la abundante nieve. El técnico zaragocista Víctor Muñoz fue el que se mostró más satisfecho con el 1-1 obtenido en la gélida Viena, aunque también estaba disgustado por la pésima situación del estado del césped.

Sin euforia
En lo deportivo, el entrenador maño avisó que, pese a lo positivo del resultado, el FK Austria Wien puede sorprenderles en la vuelta en su feudo, como ya le ocurrió al Athletic Club Bilbao. "No se entiende que un país como Austria y una capital tan importante como Viena no estén lo suficientemente preparados. En un campo así era muy complicado jugar. Nosotros acusamos más que ellos el mal estado del terreno, porque no estamos nada acostumbrados. Los dos conjuntos han buscado la victoria. Ellos han logrado adelantarse en el marcador en una acción desgraciada para nosotros, pero hemos sabido sobreponernos. Para acceder a los cuartos de final, tenemos que completar un grandísimo partido en La Romareda. Aunque el empate es muy positivo, nadie debe pensar que ya está todo decidido. El Austria de Viena es un gran equipo. Incluso se muestra mucho más peligroso fuera de su casa, porque sabe jugar perfectamente al contragolpe”, advirtió.

“El Sevilla tiene el 50% de posibilidades”
Debido a la sanción de Joaquín Caparrós, fue Antonio Álvarez, segundo entrenador sevillista, el que compareció en rueda de prensa para analizar el 0-0 obtenido en casa ante el Parma FC. La falta de acierto de los nervionenses, fue el tema central. “Ha sido un monólogo del Sevilla en ataque. Se han fallado tres ocasiones claras y cuando perdonas es difícil ganar. Ellos han venido para no encajar goles y lo han conseguido. El equipo está fastidiado porque no hemos ganando, aunque ya sabíamos que la eliminatoria no se iba a decidir aquí. El 0-0 no está tan mal, porque tenemos nuestro potencial y fuera de casa podemos hacer gol. El Sevilla tiene el 50% de posibilidades”.

“Era imposible jugar en estas condiciones”
El Villarreal regresó de Bucarest con la incomodidad que supone la alteración del calendario por la suspensión del encuentro. Así, la ida se disputará el próximo 16 de marzo, miércoles, y la vuelta el 20 de marzo, domingo. Asimismo el partido de Liga ante el CA Osasuna previsto para este último día, también tendrá que ser pospuesto. Pese a todo, el presidente del club ‘amarillo’ Fernando Roig afirmó que la decisión tomada fue la correcta. “Teníamos problemas para encontrar una fecha para esta eliminatoria, pero ha habido buena voluntad por todas las partes y se ha llegado a un acuerdo. Era imposible jugar en estas condiciones, y aplazarlo a mañana tampoco nos garantizaba poder disputar el encuentro, ya que también se podría haber suspendido”, aseveró el máximo mandatario.