Echa un vistazo a cinco pasos de los que informa la Organización Mundial de la Salud y la FIFA para ayudar a detener la propagación del COVID-19.

1. Lavarte las manos 2. Toser con el codo flexionado 3. No tocarte la cara 4. Mantener una distancia física
5. Quedarte en casa si no te encuentras bien
Más información >

 

El sueño sigue vivo

Hamburger SV - R. Standard de Liège 2-1
Tras derrotar al equipo belga, el objetivo de jugar la final en su estadio está cada vez más cerca.

El sueño sigue vivo
El sueño sigue vivo ©Getty Images

El Hamburger SV sigue manteniendo intactas las esperanzas de disputar la final de la UEFA Europa League en su estadio, y dio un paso más al derrotar por 2-1 al R. Standard de Liège en el partido de ida de los cuartos de final.

El técnico local salió con Ruud van Nistelrooy y Mladen Petrić en la punta de ataque, quedando en el banquillo Marcus Berg y el peruano Paolo Guerrero. El doble pivote quedó para David Jarolím y el veterano brasileño Zé Roberto. Doménico D'Onofrio jugó con Dieudonné Mbokani como único delantero, pero bien secundado por Igor De Camargo y Milan Jovanović en la media punta. El Hamburgo se ha fijado como objetivo llegar a la final de la UEFA Europa League que se celebra el 12 de mayo en su estadio, y desde el principio salió convencido de sus posibilidades ante el Standard.

Mladen Petrić pudo abrir el marcador en el 13', pero su disparo salió fuera. Era el primer aviso, y es que en los primeros 15 minutos el conjunto alemán ya había sacado cuatro saques de esquina. El equipo belga no sabía como sacudirse ese dominio local, y su único recurso en este periodo fue achicar balones de su área. Supo de la existencia de Frank Rost con un disparo de falta de Sebastien Pocognoli en el 21'. Esa oportunidad pareció animar a los de Lieja, y De Camargo tuvo el gol en sus botas en el 28', pero su doble disparo rebotó sendas veces en un zaguero local.

Solo dos minutos después, llegó el premio al atrevimiento visitante. Mbokani se encontró solo en un córner botado desde la izquierda, y su remate de cabeza batió a un Rost que poco pudo hacer. El Hamburgo tuvo el empate en la siguiente jugada, pero el remate de Petrić con la derecha lo paró Bolat. El tanto encajado hirió el orgullo teutón, que tiró de casta para intentar la igualada. Van Nistelrooy recibió de espaldas en la frontal en el 37', y tras girarse mandó un derechazo al palo de Bolat. Poco después, fue el propio delantero holandés el que mandó fuera un buen pase atrás de Jonathan Pitroipa. La insistencia local se vio premiada con el tanto del empate en el 43'. Petrić transformó un penalti tras una falta cometida sobre Pitroipa dentro del área. Y justo antes del descanso, Van Nistelrooy materializó la remontada al rematar a la red un centro de Dennis Aogo desde la izquierda. Con el 2-1 se llegó al descanso.

Dichos tantos parecieron dejar tocado a un Standard que fue casi toda la primera parte por delante, y que vio como todo el trabajo se fue al traste en los últimos cinco minutos del primer periodo. Pasada la hora de juego, a punto estuvo Petrić de hacer el tercero, pero el disparo del croata se fue rozando el palo izquierdo de Bolat. Mbokani tuvo el empate en el 66', pero su remate de cabeza se estrelló en el larguero y botó en la linea. El rebote le cayó al propio jugador congoleño, pero su segundo intento se paseó por la linea de gol sin llegar a entrar.

El Hamburgo trató de evitar posteriores sustos e intentó hacerse con el control del esférico sin mirar mucho la portería de Bolat. El 2-1 bien podía servirle para afrontar con garantías el partido de vuelta del próximo día 8 de abril. Y es que no hay otra cosa en la cabeza de jugadores y aficionados del club teutón que disputar la final de la UEFA Europa League el 12 de mayo en el Hamburg Stadium. Pero el Standard aún no ha dicho la última palabra.

Arriba