UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

El Atlético centra la atención

Tanto el conjunto rojiblanco como su oponente en la final, el Fulham, tienen rivales locales con más títulos, pero esta vez los honores son para los de Quique Sánchez Flores.

Aficionados del Atlético de Madrid en el Hamburg Arena
Aficionados del Atlético de Madrid en el Hamburg Arena ©Getty Images

El primer detalle de la final de la inaugural UEFA Europa League se vio cuando los aficionados del Club Atlético de Madrid empezaron a cantar una cación a coro a la que pronto se añadieron los seguidores del Fulham FC.

Ese hecho no fue sólo por Hugh Grant, quizás el seguidor del club de Londres más conocido y el protagonista de la película 'Music and Lyrics' (Música y Letras) sino más bien como un guiño a esa particular tradición que tienen los seguidores de los equipos que se mantiene en el escenario del fútbol europeo.

De hecho el Fulham perteneció un tiempo a Tommy Trinder, actor teatral, radiofónico y cinematográfico cuyo lema era "Gente afortunada". Los entusiastas seguidores del equipo inglés llegaron a Hamburgo en busca de su primer título europeo en sus 131 años de historia.

El viaje de nuevo hacia el norte de Alemania después de su éxito en las semifinales ante el Hamburger SV suponía la segunda participación en una final, el único antecedente se remonta al año 1975 cuando perdió ante un West Ham United FC capitaneado por Bobby Moore, llegando a Hamburgo con un nuevo disco 'Y Viva el Fulham', basado en el himno más conocido de España.

El Atlético sufrió un revés parecido a la visita del Fulham a Wembley un año antes, en 1974, cuando a falta de 60 segundos para el final de la prórroga vio como el FC Bayern Munchen empataba la final de la Copa de Europa. En el partido de desempate, el conjunto alemán ganó 4-0.

Esa derrota en Bruselas supuso un parón en la consecución de títulos europeos del Atlético que se había impuesto en la Recopa de la UEFA de 1962 ante la ACF Fiorentina en Stuttgart. Luego cayó en la Recopa de la UEFA de 1963 ante el Tottenham Hotspur FC en Rótterdam y después en la Recopa de la UEFA frente el Dinamo Kyiv en Lyon en el año 1986.

La final de la Europa League, de nuevo en tierra alemana, daba la opción de ganar un título a los hombres de Quique Sánchez Flores, algo que no sucedía desde hacía 14 años en el Vicente Calderón. Y el partido empezó bien para los rojiblancos cuando Diego Forlán, héroe en el partido de vuelta de las semifinales ante el Liverpool FC, lograba abrir el marcador a los 32 minutos.

El Atlético, siendo el Atlético, no pudo evitar que Simon Davies igualara el encuentro para los de Roy Hodgson sólo cinco minutos después. Tal y como dice el himno del club: 'Que manera de sufrir'. Ante ellos tenían al Fulham llevando su segunda equipación, blanca como la des sus vecinos en la capital de España.

Por supuesto, el colorido, raramente ha faltado al lado del río Manzanares. Jesús Gil, mandatario con el que el Atlético logró sus últimos títulos, celebró la consecución del doblete de Liga y Copa en 1996 paseando un elefante por las calles de la capital.

El equipo que pertenece a Mohamed Al-Fayed también tiene ciertas similitudes con el conjunto español ya que su campo, el Craven Cottage, también está situado a la orilla de un río, en este caso el Támesis. Pero no sólo eso sino que el propietario de Harrods, centro comercial en el centro de Londres, utilizó una vez una cobra para proteger la entonces tienda de zapatos.

Cuando se inició el partido en el Hamburg Arena quedaba en el alero la pregunta de que equipo iba a salvaguardar mejor la reputación de su país en la nueva UEFA Europa League. Tres conjuntos de España (Real Madrid CF, Valencia CF y Sevilla FC) y otros tantos de Inglaterra (Tottenham Hotspur, Liverpool e Ipswich Town FC) han logrado la Copa de UEFA, competición antecesora de la actual.

El Atlético, observado desde las gradas por el príncipe heredero Felipe, quizás se estaba lamentando por la gran ocasión fallada por Sergio Agüero en la primera parte de la prórroga. Pero a cinco minutos del final, el número 10 de los rojiblancos se sacó un perfecto centro para Forlán que no perdonó. Final feliz para el Atleti, pero final triste para gran aventura del Fulham.