UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Villas-Boas sigue su propio camino

El nuevo entrenador del Oporto liderará a su equipo en Europa por primera vez en el play-off ante el Genk belga, y el técnico de 32 años insiste en que las comparaciones con su compatriota Mourinho no son bienvenidas.

Andre Villas-Boas ha sido comparado en numerosas ocasiones con su antiguo jefe José Mourinho
Andre Villas-Boas ha sido comparado en numerosas ocasiones con su antiguo jefe José Mourinho ©Getty Images

Contratado en junio a la edad de 32 años, André Villas-Boas es el entrenador más joven en la historia del FC Porto, y, mientras se prepara para llevar a los dragones a Europa por primera vez este jueves por la ronda de play-off de la UEFA Europa League contra el KRC Genk, difícilmente las cosas podrían ir mejor.

Sus hombres derrotaron por 2-0 al SL Benfica, vigente campeón de liga, el 7 de agosto para ganar la Supercopa de Portugal, antes de comenzar su campaña 2010/11 este sábado con una victoria por la mínima en su visita al A. Naval 1 º Maio. Mientras los buenos resultados continúen, las comparaciones con uno de sus más famosos antecesores seguirán.

"Desde que he vuelto a Portugal he estado tratando de detener las comparaciones entre José Mourinho y yo. No tenemos el mismo carácter o personalidad. Nos comunicamos y trabajamos de manera diferente", afirmó Villas-Boas este mes. El joven técnico fue asistente del llamado 'Special One' en el Oporto, el Chelsea FC y, hasta el verano de 2009, en el FC Internazionale Milano.

Pero Mourinho todavía proyecta una larga sombra en el Estádio do Dragão. Habiendo tomado el cargo a los 39 años en enero de 2002, condujo al Oporto a dos títulos de Liga, una Copa de Portugal, la Copa de la UEFA 2002/03 y la UEFA Champions League 2003/04 antes de pasar al Chelsea en 2004.

Hablando sobre el movimiento de su ex asistente hacia su antiguo club, el entrenador del Real Madrid CF aseguró: "Si gana, será el entrenador perfecto, pero no lo comparen conmigo." Lamentablemente tal vez, para el recién llegado, esta particular marea resulte imposible de detener.

Villas-Boas era sólo un adolescente cuando trabajó por primera vez en el departamento de ojeadores del Oporto bajo el mando de Sir Bobby Robson, uno de los mentores de Mourinho. Sumaba 25 años cuando decidió unirse al equipo de Mourinho, siguiéndolo de éxito en éxito en Portugal, Inglaterra e Italia antes de aventurarse por su cuenta como entrenador del A. Académica de Coimbra en octubre pasado.

Su equipo terminó la temporada pasada 11º en la clasificación, pero sus 23 encuentros de Liga en el cargo persuadieron al Oporto a contratar al relativamente novato entrenador como sustituto de Jesualdo Ferreira. Curiosamente, Mourinho había sido nombrado con sólo 28 partidos como técnico, nueve en el Benfica y 19 en la UD Leiria.

Al explicar su filosofía futbolística en un periódico portugués, Villas-Boas pareció tomar una línea diferente al estilo fríamente eficiente de Mourinho, diciendo: "El fútbol es espectáculo y creatividad, pero también tiene que ver con la organización y la eficiencia. Por organización no me refiero a nada aburrido, sino a la disciplina, la inteligencia y el conocimiento".

Hasta ahora Villas-Boas ha evitado hacer grandes cambios. El Oporto ha mantenido su habitual esquema de 4-3-3, con el fichaje por 12 millones de euros del centrocampista João Moutinho como su único refuerzo notable y con Raúl Meireles jugando menos por "razones técnicas". El capitán Bruno Alves se marchó al FC Zenit St. Petersburg por 22 millones de euros, por lo que el defensa de 24 años Rolando acepta un papel que está disfrutando inmensamente.

"Es una señal que la gente crea que puedo dar más. Quiero ayudar a André a ganar títulos. Al final, la medida del trabajo de un entrenador será el número de trofeos que consiga", dijo el internacional portugués. Si ese número termina igualando la cifra de Mourinho, por una vez, las comparaciones podrán ser bienvenidas.