Palacio salva a un pobre Inter

FC Internazionale Milano - FK Partizan 1-0
Un tanto del argentino a dos minutos para el final dio la victoria a un Inter que sufrió mucho para doblegar a un ordenado Partizán.

Gaby Mudingayi (FC Internazionale Milano) y Aleksandar Mitrović (FK Partizan)
Gaby Mudingayi (FC Internazionale Milano) y Aleksandar Mitrović (FK Partizan) ©AFP/Getty Images

Un tanto de Rodrigo Palacio permitió al FC Internazionale Milano llevarse los tres puntos en la tercera jornada del Grupo H de la UEFA Europa League. El conjunto italiano cuajó un mal partido y apenas generó peligro, pero aprovechó una ocasión a dos minutos para el final para doblegar a un ordenado FK Partizan.

El Inter comenzó el partido como líder del Grupo H con cuatro puntos por sólo uno de su rival, pero esta diferencia apenas tuvo reflejo en el terreno de juego. El Inter, que rotó a algunos de sus hombres más importantes como Wesley Sneijer, no dejó patente su calidad en ningún momento y durante buena parte del encuentro se mostró sin ideas para doblegar a un Partizán con las ideas muy claras.

Los primeros minutos del conjunto italiano llegaron en los primeros compases, siempre a través de Coutinho, ex jugador del RCD Espanyol. El desborde y la velocidad del atacante brasileño fue el único argumento ofensivo del Inter, algo que quedó claro a la media hora, cuando tuvo que retirarse del terreno de juego por lesión. A partir de entonces el Inter no tuvo a ningún jugador que acelerase el ritmo de un partido muy espeso.

Hasta ese momento Coutinho había protagonizado las mejores ocasiones. En los primeros compases mandó fuera un gran pase de Álvaro Pereira desde el costado derecho, pero el Partizán no se quedó atrás y avisó con la mejor ocasión del primer tiempo. Lazar Marković recogió el balón en la izquierda, recortó hacia dentro, pisó área y colocó un precioso disparo raso que se estrelló en el palo de la portería italiana.

Y es que el equipo de Belgrado no estuvo nada intimidado en el Stadio Giuseppe Meazza, con un fútbol mucho más pausado que un Inter devorado en ocasiones por las prisas y que abusó del balón largo. No obstante, el conjunto de Andrea Stramaccioni tiene mucha calidad en su plantilla y es capaz de marcar con poco. En el 54' Silvestre tuvo un remate en franca posición que blocó Nikola Petrović y poco después fue Antonio Cassano el que mandó a las nubes un remate desde el corazón del área con todo a favor.

Con este poco mordiente ofensivo, el técnico local movió el banquillo e introdujo a Diego Milito, cuya presencia al menos intimidó a los defensas visitantes. El Partizán acarició la victoria en una contra que solventó con acierto Samir Handanovič e instantes después el Inter hizo buena esa ley del fútbol que dicta aquello de "el que perdona lo paga". A dos minutos para el final Milito colocó un centro al área que Palacio cabeceó al fondo de la red para mantener al Inter en el liderato del Grupo H.