El Steaua va muy en serio

FC Steaua Bucureşti - Chelsea FC 1-0
El equipo rumano anuló al Chelsea y viajará con ventaja a Stamford Bridge con el tanto de Rusescu en el primer tiempo.

Raul Rusescu marcó el tanto de la victoria
Raul Rusescu marcó el tanto de la victoria ©AFP/Getty Images

Un histórico del fútbol europeo como el FC Steaua Bucureşti revivió este jueves sus días de gloria y derrotó al todopoderoso Chelsea FC por 1-0. El conjunto rumano cuajó un encuentro brillante que le permite viajar la próxima semana a Stamford Bridge con el mando de la eliminatoria. El Chelsea, por su parte, sigue sin cogerle el pulso a la competición.

Un fantástico ambiente recibió a ambos conjuntos en el Estadio Nacional de Bucarest, sede de la pasada final de la UEFA Europa League. El Steaua, crecido tras su remontada en dieciseisavos ante el AFC Ajax, mandó desde el arranque espoleado por una afición ilusionada con su equipo y esperanzada ante la visita del vigente campeón de la UEFA Champions League. Rafa Benítez no se anduvo con probaturas y tiró de galones con Fernando Torres, Eden Hazard, Oscar, Frank Lampard o David Luiz en el 'once'. Otros, como los españoles Juan Mata o César Azpilicueta, esperaron su oportunidad en el banquillo.

Poco o nada ocurrió en la primera media hora. El Steaua dispuso del balón y el Chelsea se mostró inoperante en faceta ofensiva, con sus mejores hombres desconectados por el enorme trabajo en la medular de Alexandru Bourceanu y Mihai Doru Pintilii. Así se llegó al minuto 34, cuando el Steaua abrió el marcador con un lanzamiento de penalti transformado por Raul Rusescu. El atacante rumano había sido derribado dentro del área por un inocente Ryan Bertrand y no falló en su disparo ante Petr Čech.

Con el tanto el Chelsea se desperezó e hizo más en diez minutos que en los anteriores 35. Yossi Benayoun rozó el empate con un disparo desde el balcón del área que se encontró con la brillante estirada de Ciprian Tătăruşanu. Poco después fue Fernando Torres el que probó las manos del guardameta rumano. La llegada del descanso llegó en el mejor momento para el Steaua, que cogió aire en el vestuario para seguir ahogando el juego inglés.

Ante esta situación Benítez no pudo hacer otra cosa que apostar por uno de sus mejores jugadores: Juan Mata. Pero ni por esas. Eden Hazard, muy errático durante todo el encuentro, protagonizó una de las mejores y escasas opciones blue con un fuerte disparo que no encontró portería. El Steaua, que realizó un despliegue físico encomiable, controló muy bien las embestidas del rival y vibró con su afición de una victoria que le deja a 90 minutos de la proeza en la UEFA Europa League.