UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

El crecimiento del Chornomorets

"Tenemos potencial", declaró el entrenador del club de Odesa, Roman Grygorchuk, que quiere meter al club más antiguo de Ucrania en la fase de grupos de la Europa League.

Roman Grygorchuk, entrenador del Chornomorets de Odesa
Roman Grygorchuk, entrenador del Chornomorets de Odesa ©Vadim Caftanat

El FC Chornomorets Odesa puede que viva bajo la sombra del FC Shakhtar Donetsk y el FC Dynamo Kyiv, pero cuando se habla de historia, nadie en Ucrania puede igualar al participante en la UEFA Europa League.

El famoso puerto en el Mar Negro fue la casa de los primeros equipos que jugaron fútbol en lo que es ahora la Ucrania independiente, y mientras que el actual club no se formó hasta 1936, la importancia del Odesa en el fútbol local es bien conocida en la antigua Unión Soviética. La esperanza es ahora que, mientras se encuentra al filo de su debut en la fase de grupos de la UEFA Europa League, el Chornomorets pronto tenga un presente que iguale su pasado ilusionante.

Una victoria 1-0 en casa ante el KS Skënderbeu albano, ha dejado al equipo de Roman Grygorchuk a las puertas de una irrupción en Europa que se ve reforzada por la cuarta plaza que ubican en el campeonato ucraniano tras siete encuentros disputados. "Jugamos bien, no solo ante el Skënderbeu, sino durante todos los partidos esta temporada. Incluso ante el Shakhtar, donde caímos 1-0, lo hicimos muy bien en lo táctico. Todo el mundo dice que hemos dado un paso al frente tras la temporada pasada. No voy a discutir contra eso, pero nuestra premisa es mantener el buen momento", afirmó el entrenador.

Nacido al oeste de Ucrania, Grygorchuk gozó de una modesta carrera como delantero, colgando las botas y convirtiéndose en entrenador tras una etapa en Letonia. Como técnico del FK Ventspils ganó tres títulos de liga de forma consecutiva entre 2006 y 2008 hasta que llegó a Odesa en 2010 procedente del FC Metalurh Zaporizhya. En su primera temporada completa al frente del equipo, el Chornomorets logró el ascenso a primera división y tras ello terminó noveno y sexto en la clasificación, muestra del gran progreso del equipo.

"Estamos llegando al punto que llevamos buscando los últimos años gracias al nuestra mejora en el juego y en los resultados. Quiero recalcar que lo más importante para nosotros en estos momentos es mantener este nivel. Tenemos potencial. Lo sé, lo veo", explicó el técnico de 48 años después de la victoria por 1-2 sobre el Dínamo de Kiev el 11 de agosto.

El potencial siempre ha estado presente en el Chornomorets ya que en el club se formó el que fuera leyenda del Dínamo y de la URSS Igor Belanov, aunque los buenos resultados siempre han costado algo más. De hecho, el conjunto de Odesa no ganó su primer trofeo hasta 1992 cuando se alzó con la primera Copa de Ucrania tras la independencia pero dos años después volvió a ganarla antes de terminar segundo en la liga, por detrás del Dínamo, en 1995 y 1996. Más recientemente, el Chornomorets terminó tercero en la liga 2005/06. 

La esperanza es que se conviertan en una amenaza persistente y continua para los dos grandes una vez más. Las llegadas de Olexiy Antonov, Sergei Samodin, Olexiy Gai y Volodymyr Priyomov desde el arruinado FC Kryvbas Kryvyi Rih, así como Olexiy Gay desde el FC Shakhtar Donetsk, han ayudado bastante. "Estos jugadores nos han hecho más fuertes, ahora tenemos más recursos y somos más versátiles en ataque", declaró Grygorchuk, cuyo equipo puede jugar un 4-4-2 o un 4-5-1 si es necesario. Pero el fútbol de una fase de grupos europea puede ser un desafío aún más complicado.

"Junto a la directiva del club hemos estado trabajando para crear un equipo que tenga como objetivo el éxito. No tenemos prisa. Vamos paso a paso, construyéndolo de forma sólida", comentó Grygorchuk. Esa calma puede hacer ganar la carrera al Chornomorets.