El Valencia conquista la Copa de la UEFA

Valencia CF – Olympique de Marseille 2-0
Los goles de Vicente y Mista dieron un nuevo título europeo al Valencia 24 años después.

El Valencia CF se ha proclamado campeón de la Copa de la UEFA 2003/04 tras vencer en la final disputada en el estadio Ullevi de Goteborg al Olympique de Marseille por 2-0.

Con este título, el conjunto español ha logrado su quinto trofeo europeo tras las dos Copas de Ferias logradas en las campañas 1961/62 y 1962/63, la Recopa de Europa UEFA en 1980 y la Supercopa de Europa de UEFA en el mismo año y de paso, se ha sacado la espina de las dos derrotas sufridas en las finales de la UEFA Champions League en los años 2000 y 2001. Mientras, el fútbol galo tendrá que esperar a otra ocasión para conquistar la Copa de la UEFA por primera vez tras la derrota del Marsella.

Tanto Rafael Benítez, técnico del Valencia, como su colega en el Marsella José Anigo, pudieron contar para este partido con sus mejores jugadores. En el equipo valencianista la principal novedad fue la entrada de Miguel Ángel Angulo en el once titular en detrimento de la estrella argentina Pablo Aimar que se quedó en el banco. Por otro lado, Anigo finalmente pudo contar desde el inicio del encuentro con su jugador más importante el delantero Didier Drogba (con seis goles en esta competición) que finalmente se recuperó de su lesión.

El partido comenzó con dominio alterno y muy trabado. En los primeros minutos de la primera parte ambos conjuntos decidieron no arriesgar y sí estudiarse. Poco a poco, el Valencia, por medio de sus centrocampistas David Albelda y Rubén Baraja empezó a dominar. Como consecuencia de ello, a los siete minutos Albelda disparó desde dentro del área pero el portero Fabien Barthez envió a córner el balón.

Al cuarto de hora del encuentro, Steve Marlet pudo adelantar al Marsella con un cabezazo desde área pequeña que se fue por encima del marco de Santiago Cañizares. Poco después, Camel Meriem lo intentó con un disparo desde fuera del área que se marchó desviado.

En el ecuador del primer tiempo, el Marsella, campeón de la Copa de Europa en 1993, tomó las riendas del partido, mientras el Valencia no conseguía tener el balón y jugaba al pelotazo. Drogba tuvo una buena ocasión tras rematar de cabeza un saque de falta que se fue desviado.

Sin embargo, poco a poco el campeón de la Liga española, quiso volver a tener el control de la pelota. Y como consecuencia de este hecho, a los 45 minutos Miguel Angel Mista se quedó solo ante Barthez y fue derribado en el área por el guardameta galo que fue expulsado. El joven portero Jérémy Gavanon salió en su sustitución. El internacional español Vicente Rodríguez fue el encargado de marcar el primer tanto del encuentro engañando al guardameta que puso muy de cara la final para el equipo español antes del descanso.

El Marsella, que ha jugado la Copa de la UEFA tras quedar eliminado de la Liga de Campeones en la fase de grupos, inició la segunda mitad con un hombre menos. Meriem, que quizás había sido el mejor jugador de los primeros 45 minutos del conjunto francés, se tuvo que marchar del terreno de juego para que Gavanon pudiera entrar.

Con un jugador más el dominio del conjunto que hoy vestía de blanco, el Valencia, fue más intenso con Albelda como jefe en el centro del campo. A los 55 minutos, Vicente lo intentó con un lanzamiento de falta que el arquero galo detuvo sin problemas. Y tanto fue el cántaro a la fuente que se rompió. Un perfecto contragolpe del Valencia sentenció el partido a los 58 minutos. Vicente se fue por la izquierda y pasó a Mista que de fuerte disparo marcó el segundo.

A partir de este momento, el partido fue un monólogo del equipo de la ciudad del Turia que se dedicó a controlar el choque, aunque el Marsella tuvo alguna que otra oportunidad. Drogba pudo acortar distancias con un lanzamiento de falta pero Cañizares lo rechazó.

El Marsella intentó sacar a relucir su orgullo. En el minuto 80, Sylvain N’Diaye lo intentó con un poderoso disparo desde la frontal del área que obligó al guardameta internacional español Cañizares a realizar una gran actuación. Seguidamente probó fortuna Albelda también desde fuera del área, pero el cuero se fue alto. Sin embargo, el marcador no se volvió a mover.

Ante un estadio abarrotado, el árbitro Pierluigi Collina pitó el final del encuentro, y se desató la fiesta entre los jugadores del Valencia y sus aficionados presentes en el campo, en una final en la que al Marsella todo se le puso en contra con el penalti del primer tiempo.

Con este título de la Copa de la UEFA, unido a la Liga conquistada hace dos semanas, el Valencia cierra una gran temporada 2003/04 confirmándose como uno de los mejores equipos del continente europeo.