2013/14: El Sevilla supera al Benfica

El conjunto hispalense se impuso en la tanda de penaltis de la final al Benfica en una temporada llena de emoción y remontadas.

El Sevilla FC logró un lugar entre la aristocracia del fútbol europeo tras un maratón de 19 partidos, 1.770 minutos, diez meses de torneo y mucha emoción que acabó en un triunfo histórico.

Los hombres de Unai Emery llegaban a la final de Turín como tapados, ya que las conversaciones sobre la maldición de Béla Guttmann y el SL Benfica dominaron las horas previas al choque. "Desde ahora y en 100 años el Benfica no será campeón europeo", advirtió el entrenador húngaro tras dejar el club portugués después de que se le denegara un aumento de sueldo. Durante los 52 años siguientes se había cumplido el pronóstico. 'Las águilas' habían llegado a siete finales UEFA y las habían perdido todas. En Turín llegó la octava, ya que el Sevilla superó al club lisboeta para sumar su tercer título europeo en nueve temporadas.

Y lo hizo en la tanda de penaltis, donde el portero portugués Beto fue el héroe del Sevilla antes muchos compatriotas en el final de una campaña que ha vivido unos últimos minutos de partidos apasionantes (siete partidos tuvieron goles en el tiempo de descuento). También se cruzaron nuevas fronteras, con un número récord de federaciones nacionales representadas y con equipos de Bulgaria (PFC Ludogorets Razgrad) y Eslovenia (NK Maribor) disfrutando de las rondas eliminatorias de la UEFA Europa League por primera vez. El FC Shakhter Karagandy, que ha acumulado muchos kilómetros de vuelo, se convirtió en el primer representante de Kazajstán en una fase de grupos de una competición de fútbol once de la UEFA.

Y hubo muchas remontadas. El FC Porto fue perdiendo 2-0 y 3-2 en la vuelta de dieciseisavos de final ante el Eintracht Frankfurt, pero aún así logró la clasificación. El Sevilla levantó un 0-2 de la ida de octavos de final ante el Real Betis Balompié, cogiendo algo de práctica para el futuro en las tandas de penaltis. Y otro equipo español se hizo con el título de rey de las remontadas. El Valencia CF parecía eliminado cuando cayó 3-0 ante el FC Basel 1893, pero Paco Alcácer anotó tres goles en la vuelta para inspirar el triunfo de su equipo en cuartos de final.

El cuadro ché casi repite la gesta en semifinales. Dio la vuelta a un 2-0 en contra ante el Sevilla en 26 en Mestalla y llegó a ponerse por delante en la eliminatoria. Pero cuando el choque estaba a punto de terminar Stéphane Mbia anotó de cabeza en el minuto 94 para meter a su equipo en la final. En la otra semifinal, el Benfica evitó que la Juventus pudiera jugar la final en su estadio en un duelo entre dos equipos llegados desde la fase de grupos de la UEFA Champions League.