Sevilla, Campeón Imperial

Middlesbrough FC - Sevilla FC 0-4
El equipo español, tras dominar con autoridad la primera parte y sufrir en la segunda, consigue su primer título continental.

El Sevilla FC fue el justo vencedor de la final de la Copa de la UEFA tras vencer por 0-4 al Middlesbrough FC en el PSV Stadion. El triunfo, que se fraguó tras un primer tiempo imperial y un segundo acto sufrido, supone el primer título continental del equipo sevillista en la temporada de su Centenario.

Kanouté, en el banquillo
Juande Ramos, entrenador del Sevilla, finalmente decidió que el delantero de Malí, Frédéric Kanouté, recién recuperado de una lesión, fuera suplente en detrimento del brasileño Luis Fabiano. El carioca compartió delantera desde el inicio con la estrella argentina Javier Saviola. Mientras, el homólogo de Ramos en el Middlesbrough y futuro seleccionador inglés, Steve McClaren, alineó como titular a la experimentada delantera formada por el holandés Jimmy Floyd Hasselbaink y el australiano Mark Viduka. El italiano Massimo Maccarone fue suplente.

Dominio sevillista
Bajo un gran ambiente en el estadio, la final se inició con dominio del Sevilla. Así, a los dos minutos de juego el brasileño Daniel Alves probó fortuna con un lejano disparo que se marchó desviado de la portería de Mark Schwarzer. Sin embargo, tres minutos después respondió ‘el Boro’ con un lanzamiento de falta del ex jugador del FC Barcelona Fábio Rochemback.

Emoción, sin oportunidades
Cumplido el primer cuarto de hora de partido, el Sevilla continuaba dominando el choque con un juego de toque, mientras el Middlesbrough empleaba un fútbol directo consciente de su inferioridad técnica respecto a los españoles. No obstante, el partido cumplía las típicas características de una final, mucha emoción con poco juego y ocasiones.

Luis Fabiano marca
Pero a los 27 minutos, el Sevilla tuvo la recompensa a su intento de jugar el fútbol con el primer gol del partido. Un gran centro desde la derecha de Daniel Alves a su compatriota Luis Fabiano terminó con un remate de cabeza de éste que superó al australiano Schwarzer tras golpear en el palo. Sorprendentemente, con el 0-1 en el marcador, los hispalenses continuaron mandando en el encuentro en busca de la sentencia.

Primeros cambios
Y así, con una autoridad absoluta en los primeros 45 minutos, los futbolistas de Juande Ramos alcanzaron el descanso con el título momentáneamente en sus manos. La segunda mitad se inició con cambios. En el Sevilla, Kanouté saltó al terreno de juego por Saviola mientras que en los ingleses, Maccarone, héroe en las eliminatorias ante el FC Basel 1893 y Steaua Bucuresti FC, sustituyó a James Morrison.

Partido abierto
En el segundo acto de la final, ‘el Boro’ salió a por el empate jugando al pelotazo. Y en el minuto 51, pudieron lograr la igualada los ingleses, tras un remate dentro del área a bocajarro de Viduka que el portero del Sevilla Andrés Palop rechazó de manera providencial. Mientras, el Sevilla, por medio de Jesús Navas y Luis Fabiano se acercaba al área del Middlesbrough. El partido se abría y en nada se parecía a la primera mitad.

Cuatro atacantes
Cumplida la hora de juego, el choque pareció relajarse con el Sevilla intentando tener el dominio mientras que el Middlesbrough se quería imponer por agresividad y empuje. McClaren, en un intento desesperado por empatar, a los 70 minutos de partido, quitó al defensa Franck Queudrue en detrimento del delantero Aiyegbeni Yabuku. Los ingleses jugaban con cuatro delanteros.

Maresca sentencia
Pero tras este cambio, el Sevilla pudo sentenciar tras un buen disparo del joven Navas que Schwarzer envió a córner. Seguidamente Viduka probó fortuna con un lejano disparo que salió desviado. Sin embargo, tras este cambio de golpes, llegó la fortuna. Tras un disparo de Kanouté que no pudo atajar Schwarzer, apareció Vicenzo Maresca para aprovechar el rechace y hacer el 0-2 que sentenciaba la eliminatoria en el minuto 78.

Otros dos goles para redondear la noche
Y con el Middlesbrough ya derrotado, el Sevilla se permitió el lujo de redondear la noche con otros dos goles. Primero Maresca (minuto 84) hizo el 0-3, tras un disparo desde la frontal del área. Y segundo Kanouté (89), al aprovecharse de otro rechace de Schwarzer. Tras el pitido final, se desató la locura en los aficionados y jugadores del Sevilla que demostraron en la temporada 2005/06 ser el mejor conjunto de la competición.