UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Ronaldo marca la diferencia

Croacia - Portugal 0-1
El jugador del Madrid dio el triunfo a los lusos en un amistoso jugado en Ginebra. En Croacia debutó Alen Halilović, de 16 años.

Ronaldo marca la diferencia
Ronaldo marca la diferencia ©Getty Images

Dos fueron los principales protagonistas en el partido amistoso jugado entre Croacia y Portugal en Ginebra, Suiza, y que acabó con triunfo portugués por 0-1. En los croatas, el debut del jovencísimo Alen Halilović, mientras que en los lusos, Cristiano Ronaldo, que una vez más volvió a marcar las diferencias.

Tanto croatas como portugueses alinearon a sus principales figuras a pesar de que no había mucho en juego. Portugal comenzó llevando el peso del choque, aunque fue Croacia la que tuvo la primera oportunidad con un tiro de Ivica Olić que se marchó desviado cuando lo más fácil era batir a Eduardo.

En el minuto 18 le tocó el turno a Cristiano Ronaldo. Un centro desde la izquierda de Fábio Coentrão fue rematado por su compañero en el Real Madrid CF, pero el disparo se marchó fuera ante la salida de Danijel Subašić. Sin embargo, en su siguiente oportunidad no perdonó Ronaldo.

Una gran jugada por la banda derecha de los portugueses concluyó con un centro hacia Silvestre Varela, que de primeras se la cedió con calidad a Ronaldo, cuyo tiro desde dentro del área se coló por el palo izquierdo de Subašić en el minuto 35. Poco antes del descanso, los de Paulo Bento pudieron aumentar la ventaja con un remate de cabeza picado de Ronaldo que se estrelló en el larguero croata.

En la segunda mitad y con Ronaldo sustituido, se produjo un notable debut en Croacia, ya que el chico de 16 años, Halilović, disputó sus primeros minutos con la absoluta de su país. Sin duda, este hecho fue lo más destacado de los segundos 45 minutos. Y es que los croatas con poca fe buscaron la igualada, mientras que los portugueses pudieron haber hecho otra tanto. Vieirinha con un remate de cabeza obligó a Subašić a emplearse a fondo.

No obstante, el propio Halilović estuvo a punto de cumplir el dicho de llegar y besar el santo, pero su disparo en los últimos minutos del encuentro se marchó desviado por poco de la portería de Eduardo.