UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
A partir del 25 de enero UEFA.com ya no será compatible con Internet Explorer.
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Las árbitras están haciendo grandes progresos en los encuentros masculinos

Stéphanie Frappart hizo historia en la UEFA Champions League este mes al convertirse en la primera mujer que arbitra un partido en la competición, pero está lejos de ser la única colegiada que rompe barreras.

 Stephanie Frappart arbitró el duelo de Champions entre Juventus y Dínamo de Kiev el pasado 2 de diciembre
Stephanie Frappart arbitró el duelo de Champions entre Juventus y Dínamo de Kiev el pasado 2 de diciembre Getty Images

Stéphanie Frappart hizo historia en la UEFA Champions League al principio de este mes al convertirse en la primera mujer que dirige un partido en la competición. Fue la árbitra en el choque entre Juventus y Dínamo de Kiev en Turín en la quinta jornada.

La designación se llevó muchos titulares en todo el mundo. Para la UEFA fue, como siempre, una decisión basada en la reputación de Frappart como uno de los mejores árbitros de Europa.

Frappart, que atrajo una atención similar en 2019 cuando dirigió la Supercopa de la UEFA en Estambul, está lejos de ser la única árbitra que se desempeña con regularidad en el fútbol masculino.

La árbitra Kateryna Monzul y sus asistentes Maryna Striletska y Oleksandra Ardasheva
La árbitra Kateryna Monzul y sus asistentes Maryna Striletska y Oleksandra Ardasheva UEFA via Getty Images

Al igual que Frappart, la ucraniana Kateryna Monzul ha arbitrado esta temporada tanto en la fase de grupos de la UEFA Nations League como de la UEFA Europa League, mientras que el choque del noviembre entre el Gante y el Liberec fue el primero a nivel masculino que contaba con una árbitra y dos árbitras asistentes: Oleksandra Ardasheva y Maryna Striletska.

Un enfoque exitoso

"Las designaciones se hacen por mérito y estas mujeres merecen los elogios por su duro trabajo y la dedicación que las ha llevado a este nivel", afirmó Roberto Rosetti, jefe de arbitraje de la UEFA.

"Las designaciones de colegiadas en las competiciones masculinas ya no deberían ser una sorpresa. La UEFA ha trabajado duro en los últimos años para desarrollar árbitros y árbitras por igual en toda Europa y lo que estamos viendo ahora es la evidencia de que este enfoque está funcionando".

Las mujeres, en el nivel más alto

De hecho, aparte de las que están dentro del campo, cada vez más y más mujeres asistentes están ganando experiencia en el nivel más alto del fútbol masculino.

La griega Chrysoula Kourompylia, árbitra asistente, ha sido una habitual en partidos masculinos de la UEFA desde la 2014/15, la inglesa Sian Maassey-Ellis ha sido asistente en la Europa League y la Nations League desde 2019, mientras que Guadalupe Porras Ayuso ha seguido su camino esta temporada.

La alemana Bibiana Steinhaus, que este año se retiró tras una carrera que incluía dirigir partidos de la Bundesliga, cumple con regularidad las funciones del VAR en la UEFA Champions League, asistiendo en los recientes partidos de la fase de grupos.

Irina Velikanova y Tatiana Boltneva, en una pista de fútbol sala
Irina Velikanova y Tatiana Boltneva, en una pista de fútbol sala

En la cancha de fútbol sala también se hizo historia recientemente cuando las rusas Irina Velikanova y Tatiana Boltneva dirigieron el partido de la UEFA Futsal Champions League entre el United Galati y el Dolphins Ashdod. Fue la primera pareja de árbitras en la historia de un partido masculino de fútbol sala de la UEFA.

Cómo la UEFA desarrolla a las árbitras en toda Europa

Estos grandes avances en la igualdad de oportunidades para los árbitros, independientemente de su género, no son un accidente. Es el producto de una estrategia a largo plazo de la UEFA que comenzó después de que Nicole Petignat se convirtiera en la primera mujer en hacerse cargo de un partido masculino de la UEFA en 2003. Fue en el encuentro de la ronda preliminar de la Copa de la UEFA entre el AIK sueco y el Fylkir islandés.

Desde 2013, las árbitras se han ido uniendo a sus homólogos masculinos en los cursos de arbitraje de verano e invierno de la UEFA, reuniones de árbitros de élite, así como a los recién llegados a la lista de internacionales FIFA. Primero para preparar la temporada que se avecina y luego para analizar los progresos de la mitad del camino recorrido. Los cursos incluyen pruebas de aptitud física, educación y sesiones de instrucción destinadas a ayudar a una mejor preparación para la acción al nivel élite.

"Estamos encantados con la forma en que los mejores árbitros y árbitras de Europa han respondido al desafío", aseguró Rosetti. "Son increíblemente profesionales en su preparación y su preocupación por su condición y salud son extremadamente meticulosas. A lo largo de los años, con nuestra ayuda, su nivel de preparación física se ha desarrollado hasta el punto de que ahora son tan atletas de alto rendimiento como los jugadores. Saben lo que tienen que hacer y están listos para los próximos partidos. Estamos muy orgullosos de ellos".

Misión CORE

Nicole Petignat fue la primera mujer en dirigir un partido masculino UEFA en 2003
Nicole Petignat fue la primera mujer en dirigir un partido masculino UEFA en 2003Icon Sport via Getty Images

El centro de la UEFA para la Excelencia en el Arbitraje (CORE) es otro programa importante para los árbitros jóvenes. En ciclos de dos años se invita a las federaciones miembro de la UEFA a enviar a un joven árbitro y a dos asistentes a una sesión introductoria de diez días para posteriormente realizar un curso de consolidación de ocho días con la oportunidad de adquirir experiencia adicional dirigiendo partidos en Suiza y Francia.

Cada curso CORE involucra a ocho tríos arbitrales que trabajan en estrecha colaboración con cuatro entrenadores de árbitros, dos entrenadores de árbitros asistentes y dos preparadores físicos. El segmento introductorio se centra en el aprendizaje, mientras que el posterior curso de consolidación examina los progresos realizados y los objetivos alcanzados por los árbitros en su aprendizaje del arbitraje, la condición física y el inglés. Los árbitros están en contacto regular con sus entrenadores entre los cursos de introducción y consolidación.