Raúl: 'El respeto forma parte de mi vida'

El que fuera delantero del Madrid y la selección española estuvo invitado en la Conferencia del Fútbol Base de la UEFA, y nos habló de los valores del deporte.

Raúl González
Raúl González ©Sportsfile

De "jugar al fútbol en el vientre de mi madre" hasta ganar fama y ser reconocido como una superestrella mundial, el camino futbolístico de Raúl González es un camino de éxito sobresaliente. También es un brillante ejemplo de respeto por los valores del fútbol y de cómo no olvidar nunca las raíces, no sólo en el camino hacia la cima, sino también después de llegar a la cima.

Raúl fue una figura emblemática en los 16 años que estuvo en el Real Madrid. El instintivo y peligroso delantero marcó 323 goles en un total de 741 partidos con el club de la capital española, y jugó 102 partidos con España, marcando 44 goles. Esta semana ha venido a Minsk como invitado de honor a la Conferencia del Fútbol Base de la UEFA en la capital bielorrusa.

Raúl (derecha)junto a Frank Ludolph, director de los servicios de educación de la UEFA
Raúl (derecha)junto a Frank Ludolph, director de los servicios de educación de la UEFA©Sportsfile

Tres veces campeón de la UEFA Champions League y seis veces campeón de la Liga, Raúl es un ganador nato que recibió muchos elogios y premios personales. En Minsk compartió recuerdos de sus días como jugador de fútbol base desde una humilde posición y ofreció una visión fascinante de su viaje a través del fútbol.

"Creo que empecé a jugar al fútbol antes de nacer", dijo a los delegados del fútbol base de toda Europa durante una entrevista de una hora y una sesión de preguntas y respuestas. "Tengo muchos recuerdos.... Particularmente de jugar con una pelota desde que tengo memoria".

Raúl tiene ahora 41 años y, tras haber trabajado como entrenador de los juveniles en el Madrid, ahora es el entrenador del segundo equipo del club. Expresó la opinión de que el fútbol base había cambiado drásticamente en los años transcurridos desde que era un niño enamorado del fútbol en San Cristóbal, a las afueras de Madrid. "No había escuelas de fútbol, la gente jugaba en los parques y las calles, en la escuela durante los recreos, y en el patio del recreo, luego salías a jugar con tus amigos”.

Raúl celebra un gol con el Madrid
Raúl celebra un gol con el Madrid©Getty Images

"La gente jugaba en todas partes, era un mundo muy diferente. Mi madre solía llamarme para comer y yo no quería entrar”.

"Siempre tuvimos un balón de fútbol en casa. Hasta los 11 años, mi educación futbolística fue con los amigos en la calle. Si no tenía amigos con los que jugar en alguna ocasión, pateaba un balón contra la pared. La pared era mi mejor amiga. Si lograba un buen tiro, el balón volvía a mí, si era un mal tiro, tenía que ir a buscarlo".

Raúl se dio cuenta rápidamente de que su pasión por el fútbol sería para toda la vida. "Quería ser futbolista, veía la televisión y escuchaba la radio, y trataba de hacer lo que el comentarista de la radio describía". Se unió a su primer club a la edad de 11 años, gracias a la comprensión de sus padres y al aliento de sus amigos.

Raúl también jugó en el Schalke
Raúl también jugó en el Schalke©Getty Images

El papel de los padres de Raúl, y especialmente el de su padre, fue crucial en aquellos primeros años, cuando se convirtió en un jugador de inmenso potencial, subiendo a un peldaño superior con el Atlético de Madrid antes de cruzar la ciudad y debutar con los blancos a la edad de 17 años. En realidad, el padre de Raúl predijo grandes cosas para su hijo, diciendo que sería una estrella. El hijo lo recuerda. "Creo que a todos los padres les gustaría que sus hijos fueran futbolistas. Y mi padre realmente lo hizo bien con su predicción”.

"Mi padre era electricista, nosotros éramos una familia de la clase trabajadora. Estuvo conmigo todo el tiempo durante los primeros días. Me llevó a los partidos, me apoyó. Era exigente, pero siempre me animaba. Las familias son una fuente importante de apoyo”.

Raúl celebra la UEFA Champions League de 1998
Raúl celebra la UEFA Champions League de 1998©Popperfoto/Getty Images

"Estoy contento de haber podido dar alegría y una vida mejor a mis padres; algunos niños sufren desilusión y frustración cuando juegan al fútbol, debido a lo que sus padres puedan decirles. Se vuelven temerosos de cometer errores, y la única manera de aprender es realmente cometiendo esos errores".

Raúl tiene el orgulloso honor de no haber sido expulsado nunca en su carrera. En Minsk subrayó que ciertos valores han quedado grabados en él desde el momento en que se unió a su primer club. "Fue un grupo agradable y positivo, así que aprendí rápidamente todos los buenos valores de un deporte de equipo: el respeto, la generosidad, el trabajo en equipo, el apoyo a los compañeros, el respeto a los adversarios, el respeto al árbitro".

Final de 2002: Real Madrid 2-1 Leverkusen
Final de 2002: Real Madrid 2-1 Leverkusen

Esa manera de comportarse se mantuvo con Raúl a lo largo de una brillante aventura de más de dos décadas que le granjeó la fama en el Madrid y, más tarde, en el Schalke alemán, y que lo ha convertido en un ícono del fútbol. Grupos de aficionados esperaban en su hotel de Minsk una foto o un autógrafo en la noche después de su aparición en el evento de la UEFA.

"Siempre he tratado de ser una persona respetuosa. Traté de vivir los valores que había aprendido en una etapa temprana. Sin duda me apasiona lo que hago, pero trato de respetar a los demás, el fútbol me enseñó eso”, añadió.

Raúl González y Frank de Boer en un partido de la UEFA Champions League
Raúl González y Frank de Boer en un partido de la UEFA Champions League©AFP/Getty Images

"No todo es fútbol en la vida. Siento que es importante tener niveles éticos muy altos. Hay maneras hermosas de ganar un partido, y hay otras maneras, y esas no son mis maneras. El respeto es parte de mí. Tienes que estar conectado con tus propios valores.... Y yo siempre trataré de estar conectado con cosas que creo que son buenas en el fútbol, y trataré de dejar de lado lo que es negativo".

Raúl dijo a los asistentes en Minsk que la pasión, más que cualquier talento fuera de lo común, había sido el factor clave en su ascenso a la cima. "La pasión me ha impulsado en la vida, porque no me consideraba el jugador con más talento. El talento no lo es todo.... Tienes que tener pasión".

Raúl destacó la importancia del fútbol sala para el desarrollo de sus habilidades técnicas, lo que tuvo un gran impacto en su futura carrera futbolística. "Me pareció muy bueno para la coordinación y la agilidad. He jugado mucho al fútbol sala, y puedo decirles que muchos de los goles que he marcado en el fútbol han sido el resultado de haber jugado al fútbol sala: los reflejos, los espacios reducidos...".

Raúl jugó 102 partidos con España
Raúl jugó 102 partidos con España©Getty Images

Raúl enfatizó que los niños, especialmente los que tienen entre 8 y 11 años de edad, sólo tienen que jugar. "Tienen que disfrutar del juego. Puede ser perjudicial si están sujetos a cualquier tipo de presión para tener éxito o rendir. Los niños de esa edad tienen que ser capaces de jugar en un ambiente cómodo, su verdadera capacidad futbolística no se materializa hasta que tienen 14 o 15 años".

Los entrenadores de niños de una edad temprana, agregó Raúl, requieren cualidades especiales y capacitación específica para atender a niños tan jóvenes. "Hay que enseñar a los niños a divertirse y a mostrarles los valores que necesitarán para jugar en equipo: camaradería, solidaridad, altruismo y la confianza para salir y ser realmente ellos mismos. Creo que el fútbol tiene el deber de educar a estos jóvenes a lo largo del camino. Como entrenador, usted tiene, por lo tanto, una responsabilidad tan grande en la educación de los niños como la de sus padres”.

Raúl disfrutó de la charla en Minsk
Raúl disfrutó de la charla en Minsk©Sportsfile

"Hoy en día es muy importante que los jóvenes sean educados y enseñados de la manera correcta. Ahora hay un montón de academias y lugares para jugar. Creo que todas las academias y clubes, donde los niños comienzan a jugar desde muy pequeños, a los seis, siete u ocho años, tienen una gran responsabilidad".

Raúl instó a los directivos y entrenadores europeos a mantener su excelente trabajo y su dedicación. Les pidió que ayuden a los jóvenes, en particular a los que tienen potencial, a seguir los mismos sueños que tenía cuando pateaba un balón contra la pared cuando era niño.

"Tenía un objetivo muy claro: ser futbolista. Y me siento privilegiado de haber realizado mis sueños. Animaría a los niños y niñas a trabajar duro y a luchar por sus propios sueños”.

Arriba