UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

La final de la UEFA Champions League se traslada a Portugal para permitir la asistencia de 6.000 aficionados de cada equipo

Oporto es la elegida para reemplazar a Estambul tras las insuperables dificultades de viaje para los aficionados ingleses como consecuencia de la inclusión de Turquía en la 'lista roja' del Reino Unido.

UEFA via Getty Images

La final de la UEFA Champions League entre el Manchester City FC y el Chelsea FC se disputará en el Estádio do Dragão de Oporto el 29 de mayo 2021, a las 21:00 HEC, tras la oferta de organizar el partido por parte de la Federación Portuguesa de Fútbol (FPF) y las autoridades portuguesas.

La final originalmente estaba planificada para disputarse en el Estadio Atatürk de Estambul, pero tras la decisión del Gobierno del Reino Unido de colocar a Turquía en el lista roja de destinos de viaje COVID-19, la disputa de la final en ese país habría significado que ningún aficionado de los clubes finalistas habría podido viajar al partido. Tras un año donde los aficionados han estado fuera de los estadios, la UEFA pensó que había que hacer todo lo posible para asegurar que los aficionados de los dos finalistas pudiesen asistir.

El Estádio do Dragão fue sede de la final de la UEFA Nations League final
El Estádio do Dragão fue sede de la final de la UEFA Nations League final UEFA via Getty Images

La UEFA discutió trasladar el partido a Inglaterra, pero, a pesar de los exhaustivos esfuerzos de la Federación de Fútbol y de las autoridades, no fue posible conseguir las exenciones necesarias de las disposiciones de cuarentena del Reino Unido.

Las autoridades portuguesas y la FPF intervinieron y trabajaron rápidamente y sin problemas con la UEFA para ofrecer una sede adecuada para la final y, como Portugal es un destino de la lista verde para Inglaterra, los aficionados y jugadores que asistan a la final no tendrán que pasar la cuarentena a su regreso a casa.

La decisión no llega sin lamentar el trabajo que las autoridades del fútbol turco han realizado durante los dos últimos años para garantizar el éxito de la celebración de la final en Estambul. La UEFA agradece también su continua colaboración y espíritu de cooperación, así como la comprensión que han mostrado en esta circunstancia particular, y estudiará urgentemente futuras oportunidades para la ciudad de Estambul.

La capacidad del estadio para el partido se concretará y anunciará a su debido momento, en cooperación con las autoridades portuguesas y la FPF. Sin embargo, los aficionados de los equipos clasificados podrán comprar entradas a través de los canales usuales del club. Saldrán a las venta 6.000 localidades por club tan pronto como sea posible desde el día de hoy. La venta de entradas al público en general comenzará el 24 de mayo de 2021 a las 14:00 HEC.

El número de aficionados de cada equipo que podrán asistir es el mismo que el previsto en Estambul.

El Presidente de la UEFA, Aleksander Čeferin, anunció la decisión:

"Creo que todos estamos de acuerdo en que esperamos no volver a vivir un año como el que acabamos de sufrir".

"Los aficionados han tenido que sufrir más de doce meses sin poder ver a sus equipos en directo y llegar a una final de la Champions League es la cúspide del fútbol de clubes. Privar a esos aficionados de la posibilidad de ver el partido en vivo no era una opción y estoy encantado de que se haya encontrado este compromiso".

“Después del año que han soportado los aficionados, no es justo que no tengan la oportunidad de ver a sus equipos en el partido más importante de la temporada”.

"Una vez más hemos recurrido a nuestros amigos de Portugal para que ayuden tanto a la UEFA como a la Champions League, y estoy, como siempre, muy agradecido a la FPF y al Gobierno portugués por haber accedido a organizar el partido con tan poca antelación".

“Han trabajado incansablemente, con plazos muy ajustados, en la búsqueda de soluciones para los numerosos retos que supone acoger un partido de esta magnitud. Siempre que ha habido un obstáculo, han sido creativos en las soluciones presentadas y el éxito de la organización de la final de este año se debe enteramente a su duro trabajo y persistencia".

"Aceptamos que la decisión del Gobierno británico de incluir a Turquía en la lista roja para viajar fue tomada de buena fe y en el mejor interés de proteger a sus ciudadanos de la propagación del virus, pero también nos supuso un gran reto al organizar una final con dos equipos ingleses”.

"Las dificultades para trasladar la final son grandes y la FA y las autoridades hicieron todo lo posible para tratar de organizar el partido en Inglaterra y me gustaría agradecerles su trabajo por tratar de hacerlo realidad".

"La Federación Turca de Fútbol y las autoridades turcas han reconocido los esfuerzos de la UEFA para dar a los aficionados de competiciones de clubes la oportunidad de ver el partido. La Federación Turca de Fútbol y las autoridades siempre han sido socios fiables de la UEFA y Turquía ha acogido muchos eventos de la UEFA a lo largo de los años con gran éxito. Espero estar en Estambul y en Turquía para una final de la Champions League y muchos otros eventos en un futuro próximo”.

"Espero que la final sea un símbolo de esperanza en el resurgimiento de Europa tras un periodo difícil y que los aficionados que se desplacen al partido puedan volver a prestar su voz para mostrar esta final como la mejor del fútbol de clubes".