Kashia, orgulloso por recibir el Premio #EqualGame de la UEFA

El internacional georgiano Guram Kashia, ganador del primer Premio #EqualGame de la UEFA, está decidido a defender la diversidad, la inclusión y la igualdad en el fútbol.

Guram Kashia llevó un brazalete arcoíris para apoyar a las comunidades LGBT
Guram Kashia llevó un brazalete arcoíris para apoyar a las comunidades LGBT ©UEFA

El ganador del primero Premio #EqualGame de la UEFA, el internacional georgiano Guram  Kashia, insiste en que el fútbol siempre debe permanecer abierto para todos, y celebra la gran fuerza de este deporte como una fuerza para la unidad.

Kashia, que juega en la MLS con el San Jose Earthquakes en los Estados Unidos, ha ganado el premio tras su posición por la diversidad y la inclusión tras llevar un brazalete arcoíris, apoyando así a las comunidades LGBT. Esto ocurrió cuando jugó como capitán en el SBV Vitesse en un partido liguero de la liga holandesa el pasado mes de otoño.

El defensa de 31 años se unió a otros capitanes de equipos holandeses en la defensa de la tolerancia y la aceptación al usar el brazalete arcoíris como parte de una campaña de concienciación. Esta campaña fue iniciada por la Fundación John Blankenstein, inspirada en el fallecido ex árbitro holandés y el organismo que agrupa a los consejos de jugadores profesionales de clubes de fútbol de la Real Federación Holandesa de Fútbol (KNVB) y al Consejo Central de Jugadores (Centrale Spelersraad, CSR).

Kashia fue objeto de hostilidad y abuso por sus acciones en determinados círculos en su Georgia natal, pero se mantuvo desafiante y prometió seguir apoyando la igualdad y la igualdad de derechos.

Por esto, se ha convertido en el primer ganador del Premio #EqualGame de la UEFA, que tiene como objetivo reconocer a un jugador o jugadora, que ha actuado como un modelo a seguir en la promoción de la diversidad, la inclusión y la accesibilidad en el fútbol europeo.

"Me gustaría agradecer a la UEFA por este premio. Me ha sorprendido recibirlo, pero estoy muy agradecido", dijo Kashia en el sorteo de la fase de grupos de la UEFA Champions League el jueves en Mónaco.

"El fútbol conecta a la gente, trae felicidad y entusiasmo", dijo Kashia.

"Creo que el fútbol tiene un gran poder para unir a las personas, no importa de qué color seas, qué estilo de vida tengas o quién seas".

Tras su respaldo público por la igualdad, Kashia recibió grandes elogios por parte de la comunidad futbolística.

El Presidente de la UEFA, Aleksander Čeferin, elogió a Kashia por su "fuerte carácter y valentía" al enfrentarse a las amenazas y las críticas, que incluso incluyeron llamadas para que renunciara a su lugar en la selección nacional georgiana.

"El fútbol es un deporte muy bonito, puede cambiar mucho la vida de un ser humano. El fútbol me lo ha enseñado todo. Me convertí en un hombre a través de este deporte. Estoy orgulloso de ser un jugador de fútbol", dijo Kashia.

Hizo hincapié en que no se arrepiente de su decisión de usar el brazalete arcoíris en el campo.

"El fútbol siempre ha sido mi amor, mi pasión. Seguiré jugando al fútbol y dentro y fuera del campo defenderé la igualdad de los seres humanos", añadió.

Arriba