Ellingham, al tanto de los árbitros

"Aprender y disfrutar" es el lema para los nuevos colegiados en la Copa de las Regiones, mientras que el ex principal de la Premier League de Gales afirmó a UEFA.com que es un mentor y no un juez.

Ray Ellingham ahora es un observador, pero sigue siendo un árbitro de corazón
©Sportsfile

La Copa de las Regiones de la UEFA es una etapa importante para los árbitros de la competición, sin embargo Ray Ellingham afirmó que los observadores de los oficiales de la UEFA están ahí para ayudar y apoyar, así como también para observar las actuaciones de los colegiados.

"Usted puede ver muchas veces que los nuevos árbitros tienen miedo cuando conocen a los observadores y lo primero que me llaman es 'Mr Ellingham'. Yo siempre les digo: 'Llámadme Ray'. Es su juego, nosotros estamos aquí para dar consejos. No hay nada peor que un árbitro salga al campo y se pregunte: ¿Dónde está el observador?", afirmó el ex entrenador de la Premier League de Gales a UEFA.com.

Los cuatro observadores en los torneos amateur tendrán voto en la elección del cuarteto arbitral para la final del sábado, potencialmente una etapa importante en el camino al primer nivel del fútbol europeo, pero "aprender y disfrutar" sigue siendo el lema de Ellingham para los 16 nuevos árbitros de los 15 países que están en la fase final. "Queremos que lo disfruten. La primera reunión puede ser bastante intimidante, pero con el tiempo se hace más fácil y ahora estamos hablando", apuntilló.

Los árbitros, que están todos en la máxima categoría de su respectivo país, están deseando dar el siguiente paso. Tras llegar a este nivel, ya han demostrado su habilidad, pero Ellingham, de 52 años, sabe que todavía pueden aprender mucho de los observadores y de sus compañeros. En las finales, los entrenadores de árbitros aseguraron que los árbitros habían respetado el régimen de comidas durante las sesiones prácticas, en las que los equipos ven los vídeos de incidentes en los partidos.

A partir del domingo, también pudieron ver las jugadas de los partidos que habían dirigido. "Editamos el partido y luego cada árbitro se reúne a verlo con su observador. Luego analizamos las jugadas y las vemos todos juntos. Hay algunas que son positivas y otras en las que se pueden aprender cosas. El control es importante, y también el respeto y la gestión del grupo. Y hay que tomar bien las decisiones que marcan un partido", explicó Ellingham. 

Algo crucial para esa experiencia de aprendizaje es que los árbitros se encuentran entre amigos. Muchos de ellos se conocieron por primera vez el jueves, pero ya han formado un grupo muy unido. "Han encajado muy bien, y a pesar de que cuando llegaron aquí no se conocían de nada, estoy seguro de que serán grandes amigos después del torneo", dijo Ellingham, que está establecido como observador y experto en forma física de arbitraje en Gales.

Los propios observadores son un elemento clave en ese entorno de apoyo. A pesar de que todos han colgado ya el silbato, Ellingham sabe perfectamente que ninguno de ellos ha perdido la pasión por su profesión. "Es bastante triste. Cuando me siento en casa a ver un partido, todavía digo 'amarilla', 'falta', 'fuera de juego'. Todos los observadores que estamos aquí somos todavía árbitros de corazón. Solo que nuestras piernas ya no son tan rápidas como solían ser", dijo Ellingham.

Arriba