Un histórico Ronaldo brilla en Múnich