UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

El Dortmund se venga de la Juve

Borussia Dortmund - Juventus 3-1
"Fue una gran sorpresa. La Juve tenía grandes jugadores y llevaba dos años sin perder", dijo Ottmar Hitzfeld tras el triunfo del alemán en la final de 1996/97.

Cuatro caras familiares se cruzaron de nuevo en el camino de la Juventus en la UEFA Champions League. El equipo italiano, vigente campeón, había caído en la final en las dos anteriores ediciones, y también habría una tercera. Karl-Heinze Riedle ayudó al Borussia Dortmund a conquistar la final. Nunca la venganza había sido tan dulce.

Revancha porque cuatro años antes, el Borussia de Ottmar Hitzfeld había sido barrido por la Juve con un 6-1 en la final de la Copa de la UEFA. El golpe fue mitigado con la llegada de Julio César, Jürgen Kohler, Paulo Sousa y Andreas Möller al equipo alemán, y estos jugadores llevaron su hábito ganador al Westfalenstadion.

Tras derrotar al AFC Ajax en la semifinal, el equipo de Marcello Lippi llegaba como favorito a la final. Christian Vieri llegaba a la decisiva cita habiendo demostrado su potencial goleador. Pero fue Riedle quien hizo dos goles para el equipo germano con dos goles en cinco minutos mediado el primer tiempo.

Primero controló con el pecho un buen centro de Paul Lambert antes de batir por bajo a Angelo Peruzzi, y luego mandó a la red el esférico con un cabezazo tras un córner botado por Möller. Pero el conjunto turinés no se rindió. Zinedine Zidane se escapó de su marcador y estrelló el balón en el palo. Y después, Vieri mandó el esférico al laeguero.

Al delantero italiano, además, se le anuló un gol. Al final, los italianos lograron recortar distancias al aprovechar Alessandro Del Piero, que había salido en el descanso, un centro de Alen Bokšić desde la izquierda. Los aficionados del Dortumd se temían lo peor, pero pronto los alivió Lars Ricken. Solo 16 segundos después de sustituir a Stéphane Chapuisat, el jugador de 20 años recibió en profundidad un pase de Möller y batió a Peruzzi con una preciosa vaselina. Una presentación soñada en la noche soñada por el Borussia.