Rooney sueña con la gran cita del 28 de mayo

El internacional inglés mantiene la calma tras marcar en el triunfo del Manchester United por 0-2 en el partido de ida ante el Schalke, pero dijo a UEFA.com: "Sería genial poder llegar a jugar una final en Wembley".

Wayne Rooney duplicó la ventaja del Manchester United en Gelsenkirchen
Wayne Rooney duplicó la ventaja del Manchester United en Gelsenkirchen ©Getty Images

Wayne Rooney tiene puesto el punto de mira en Wembley después de ayudar al Manchester United FC a tomar un firme control sobre su eliminatoria de semifinales ante el FC Schalke 04, aunque el delantero inglés aseguró que el líder de la Premier League no puede permitirse el lujo de demostrar cualquier tipo de complacencia en el choque de vuelta de la próxima semana.

La impresionante victoria del United por 0-2 en Gelsenkirchen deja a los hombres de Sir Alex Ferguson a un paso de su tercera final de la UEFA Champions League en cuatro años. Tal fue el dominio del conjunto visitante que pocos apostarían ahora por el Schalke, ganador por 2-5 en su visita al FC Internazionale Milano en la ronda anterior, ya que deberá repetir la hazaña cuando ambos equipos vuelvan a verse las caras el próximo miércoles en Old Trafford.

Rooney, quien asistió a Ryan Giggs en el primer tanto del partido a los 67 minutos y sumó un segundo tanto 120 segundos más tarde, dijo a UEFA.com: "Por supuesto, conseguir dos goles a domicilio fue un gran resultado para nosotros. Todos vimos lo que hicieron con el Inter de Milan en San Siro, por lo que no vamos a tomarnos el segundo encuentro a la ligera, pero esperamos poder terminar el trabajo. Sería fantástico si pudiéramos llegar a jugar una final en Wembley".

A pesar de su posición en la cumbre de la Premier League, el United ha obtenido todo tipo de críticas esta temporada, e incluso Sir Alex Ferguson admitió en la víspera de este partido cierta decepción con el estado de forma a domicilio de su equipo. Sin embargo, tuvo al Schalke persiguiendo sombras con su velocidad de pase y movimientos, y sólo una magnífica actuación del portero local, Manuel Neuer, lo mantuvo a raya antes de los goles de Giggs y Rooney en la segunda mitad.

Rooney agregó: "Defendimos muy bien y en el centro del campo tuvimos a Giggs, a Michael Carrick y a mí llegando a esa posición, y todos están a gusto con el balón. Antonio Valencia tiene un gran ritmo, Ji-Sung Park trabaja duro, y en el contraataque somos muy peligrosos. Su portero hizo algunas paradas increíbles, y te preguntas si va a ser una de esas noches, pero por suerte conseguimos los dos goles".

El United tuvo el 65 por ciento de la posesión y terminó el partido con diez tiros a puerta, el doble del número que habían logrado en sus últimos dos encuentros fuera en la Liga de Campeones en total. El portero Edwin van der Sar agregó: "Vimos algunas oportunidades para crear ocasiones de peligro, pero no esperábamos tantas como tuvimos en la primera mitad. Hemos jugado bien, hemos defendido bien, hemos atacado bien con los centrocampistas y los delanteros, hubo mucho movimiento. Ellos tuvieron algunos remates de larga distancia, pero eso fue todo".

Este encuentro sin encajar goles para Van der Sar significa que la defensa del United continúa imbatida en sus desplazamientos en la competición en esta campaña, mientras que el tanto de Giggs, de 37 años de edad, lo convierte en el goleador más longevo de la UEFA Champions League. Sin embargo, el centro de atención se posaba especialmente sobre Rooney, que ha recuperado su mejor forma al final de una temporada por momentos muy complicada.

Esta gran actuación en el mismo estadio de su expulsión en la Copa Mundial de la FIFA de 2006 podría tener un valor especial para el internacional inglés, aunque éste afirmó que fue algo puramente accidental. Rooney comentó: "Lo vi en las noticias del martes y ni siquiera me había dado cuenta que era el mismo estadio para ser honesto. Obviamente estoy encantado. Lo más importante era el resultado, pero también estoy encantado por haber conseguido marcar".