La noche más frustrante

El 0-2 encajado en la ida de semifinales deja al vestuario blanco con la sensación de que la eliminatoria está muy cuesta arriba y con la idea de que el punto de inflexión del choque lo marcó la expulsión de Pepe.

La noche más frustrante
La noche más frustrante ©Getty Images

Tras el 0-2 encajado por el Real Madrid CF en la ida de las semifinales de la UEFA Champions League ante el FC Barcelona hay una palabra que define a la perfección el sentimiento del vestuario blanco: frustración. Los jugadores blancos, pese a reconocer que su juego no estaba siendo brillante, veían muy positivo el hecho de mantener su puerta a cero, pero en opinión de varios protagonistas del equipo de José Mourinho la expulsión de Pepe les condenó.

Uno de los jugadores que más claro lo expresó en la zona mixta fue Cristiano Ronaldo. El luso, muy trabajador aunque desacertado de cara a puerta, comentó a UEFA.com: "En mi opinión perdemos el partido al quedarnos con diez. Es cierto que no creamos muchas ocasiones, pero el 0-0 no es un mal resultado jugando en casa. El entrenador tenía un plan para atacar más en los últimos 20 minutos, pero tras la expulsión ha sido muy difícil. La frustración es muy grande". Y preguntado sobre las posibilidades de su equipo de cara a la vuelta del próximo martes en el Camp Nou Ronaldo no se mostró demasiado optimista. "Y ahora el partido de vuelta está muy difícil. Habiendo perdido 0-2, teniendo que jugar fuera de casa...está muy difícil. En el fútbol todo es posible, pero la realidad es que está muy difícil", concluyó el portugués.

Por su parte, Xabi Alonso comentó que el partido estaba controlado hasta la tarjeta roja de Pepe. Para el vasco ninguno de los dos equipos estaba gozando de muchas ocasiones y todo estaba abierto. "Estamos muy frustrados. Creo que la primera parte no ha sido buena, pero en la segunda hemos salido mejor. El partido estaba controlado, no estábamos viendo nada nuevo. Pero luego la expulsión lo ha cambiado todo y ahora la eliminatoria está muy cuesta arriba. Aún se puede intentar, pero está complicadísimo", declaró Alonso tras un partido de alta intensidad cuyo ritmo se vio interrumpido casi constantemente por las numerosas faltas.

El capitán blanco, Iker Casillas, también se mostró decepcionado. Tras su providencial actuación en la final de la Copa del Rey del pasado 20 de abril, el portero madrileño poco pudo hacer hoy para evitar los dos goles de Lionel Messi. "Ahora la eliminatoria está difícil, aunque no sentenciada. Tenemos que ir a Barcelona con la idea de que hay que arriesgar un poco más y de que en el horizonte puede estar una final de la Copa de Europa. Habíamos planteado la eliminatoria teniendo en cuenta que son dos partidos, por eso el 0-0 no era un mal resultado. Pero la expulsión ha marcado un punto de inflexión", afirmó el guardameta del Real Madrid tras ver como el Barça salía victorioso del Santiago Bernabéu por segunda vez esta temporada.