Sentencia la cabeza de André Ayew

Olympique de Marseille – FC Internazionale Milano 1-0
El gol del delantero ghanés en el tiempo de descuento desató la locura en el Vélodrome y castigó al poco fútbol del Inter.

Walter Samuel (FC Internazionale Milano) y Brandão (Olympique de Marseille) durante el partido
Walter Samuel (FC Internazionale Milano) y Brandão (Olympique de Marseille) durante el partido ©Getty Images

El Olympique de Marseille tuvo que esperar al tiempo de descuento y a la cabeza de André Ayew para superar el entramado defensivo del FC Internazionale Milano, y vencer por 1-0 al conjunto italiano en el partido de ida de los octavos de final de la UEFA Champions League jugado en el Stade Vélodrome.

Didier Deschamps, entrenador del Marsella, que no pudo contar con el lesionado Loïc Rémy, apostó por la dupla atacante formada por André Ayew y Brandão, mientras que el español César Azpilicueta jugó en la derecha. Por su parte, el homólogo de Deschamps en el Inter, Claudio Ranieri, que está siendo muy criticado por los malos resultados en la Serie A, confío en Diego Forlán y Mauro Zárate como sus bazas ofensivas acompaños por Wesley Snejider.

Ante un gran ambiente en las gradas a pesar de remodelación que se está llevando en un lateral del Stade Vélodrome, el conjunto de la Ligue 1, que ya acumula 16 encuentros consecutivos oficiales sin perder, salió dominando ante un Inter que confiaba su suerte a la contra. De hecho, el campeón de la UEFA Champions League 2009/10, pudo adelantarse en el marcador en el minuto 11.

Un centro desde la banda izquierda del argentino Esteban Cambiasso fue rematado al primer toque por el ex jugador del Club Atlético de Madrid Forlán, pero Steve Mandanda con una buena mano envió el cuero a córner. Esta acción no modificó el guión inicial de la contienda y en el 20' Azpilicueta probó fortuna con un disparo desde la frontal que se marchó por encima del larguero de la portería de Júlio César.

La siguiente oportunidad de gol en un partido de mucha fuerza en el centro del campo fue de nuevo para el Inter pero el tiro desde dentro del área de Zárate fue atajado sin problemas por Mandanda en el minuto 37. Esta acción fue la última de un primer periodo intenso pero falto de claras ocasiones de gol. Nada cambió en el comienzo del segundo acto y el Marsella no encontraba la fórmula de franquear el entramado defensivo de Ranieri.

En el minuto 63 y casi siempre con lanzamientos lejanos, lo intentó Jérémy Morel para el Marsella. Once minutos después, el Inter dio señales de vida en ataque con el remate de Dejan Stanković desde dentro del área que detuvo Mandanda. Y cuando parecía que el duelo iba a terminar en tablas y tras dos ocasiones de André Ayew detenidas por Júlio Cesar, apareció la cabeza del delantero de Ghana tras un córner para llevar el delirio a las gradas del Vélodrome en el tiempo de descuento. El fútbol era justo con el Marsella.

Tras este dramático final, el equipo de Deschamps defenderá un 1-0 el próximo 13 de marzo en Milán, mientras que el Inter, que agudiza su crisis, mucho deberá mejorar para no quedar apeado de la Champions League en los octavos de final.