Resultados para todos los gustos

Suertes dispares para Sevilla y Valencia, mientras que el presidente del Athletic se mostró conforme con la suspensión del encuentro.

Por Darío López

Una victoria, una derrota... y una suspensión. Los tres conjuntos españoles que jugaban, o tenían que jugar, la ida de los dieciseisavos de final de la Copa de la UEFA protagonizaron dispares resultados. El Sevilla FC cayó en Atenas con un tanto en los últimos compases del choque ante el Panathinaikos FC, mientras que el Valencia CF respira tras su victoria por 2-0 ante el FC Steaua Bucaresti. La otra cara de la moneda se la llevaron los mas de 4.000 aficionados del Athletic Club Bilbao que regresaron a casa resignados tras la suspensión de su encuentro ante el FK Austria Wien por la nieve.

“Tienen una ligera ventaja”
Pese a la derrota, Joaquín Caparrós mostró optimismo en la rueda de prensa posterior al choque ante los griegos. “La eliminatoria está abierta y más viendo cómo ha transcurrido el partido. Hemos generado más ocasiones de gol y hemos perdido la primera parte pero queda la segunda. Nos esperábamos un equipo fuerte en casa y por eso no nos ha sorprendido. Habiendo superado la primera parte, en la segunda no nos han llegado. Ha sido más mérito del Sevilla que este equipo no haya estado al nivel acostumbrado en casa. No vale ahora hablar de justo o no. El Panathinaikos ha metido un gol y ha sido el ganador. Tienen una ligera ventaja pero la eliminatoria se puede ganar en casa”, indicó el entrenador utrerano.

“La eliminatoria no está sentenciada”
Por su parte, Ranieri vivió una noche apacible tras las críticas sufridas por los últimos resultados. El técnico romano insistió pese al 2-0 que aún no hay nada resuelto."Esperaba un Steaua así. Creo que les ha perjudicado el largo parón de la competición porque éste era el primer partido serio que jugaban. Hemos hecho una muy buena parte, aunque quizá un poco acelerados, y eso hizo que falláramos algunos pases. En la segunda parte deberíamos haber tenido más el balón. La eliminatoria no está sentenciada. Allí saldrán muy fuertes a hacer goles".

Palabras para la afición
En el Athletic, su presidente Fernando Lamikiz mostró su conformidad por la suspensión del choque ante los austriacos, pero también mostró su solidaridad con la hinchada que se desplazó hasta Viena. “Todos vosotros habéis visto como estaba el césped. Se ha impuesto la lógica y la gente ha sido razonable. Lo más importante era preservar las lesiones y por eso no se podía jugar este partido. Hay que entender que los aficionados han hecho un viaje muy largo y se han gastado el dinero. Tenemos que pedirles disculpas en lo que podamos haberles molestado, pero no era una cuestión de informar de algo que no sabíamos a ciencia cierta que iba a pasar. Los jugadores también se han ido un poco disgustados por no haber podido satisfacer a los aficionados”.