UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

El HJK, a mitad de camino

Tras "uno de ls mejores resultados en la historia del club", el Helsinki busca defender su 2-0 de la ida en casa del Schalke este próximo jueves, algo que según su técnico Muurinen no será nada fácil.

El HJK sorprendió al Schalke la semana pasada
El HJK sorprendió al Schalke la semana pasada ©Getty Images

La fase de grupos de la UEFA Champions League de la temporada 1998/99 que disputó el HJK Helsinki es un hito único en el fútbol finlandés, y el club de la capital finlandesa quiere seguir abriendo nuevos caminos metiéndose en la fase de grupos de la UEFA Europa League defendiendo el 2-0 logrado en la ida ante el FC Schalke 04 el pasado jueves.

El sorteo fue muy duro con el HJK, ya que quedó emparejado contra un semifinalista de la última Champions. Pero dos goles de Teemu Pukki en la ida rompieron todos los pronósticos. La conexión con el equipo de hace 13 años la proporciona Antti Muurinen, que era el entrenador cuando el HJK derrotó al FC Metz para llegar a la fase de grupos en la que sumó cuatro puntos ante el SL Benfica, y vuelve a estar de nuevo en el banquillo desde 2007, habiendo ganado ya dos ligas desde entonces.

"Esta eliminatoria está a medias, pero este primer resultado es uno de los mejores en la historia del club. El ambiente fue excelente y todos los jugadores estuvieron por encima de su nivel habitual. Será un desafío la segunda vuelta. Dos goles marcados y ninguno concedido está muy bien para nosotros, pero el Schalke sigue siendo favorito en esta eliminatoria", comentó Muurinen.

El equipo de Muurinen, que fue eliminado en la tercera ronda de clasificación de la tercera ronda de clasificación de la UEFA Champions League por el HNK Dinamo Zagreb, ganó en su liga por 5-0 el domingo al RoPS Rovaniemi para seguir en la cima. "Ya estamos pensando en el jueves y lo más importante es que hemos sumado los tres puntos. En casa ante el Schalke defendimos bien, pero no podemos sólo defender en Gelsenkirchen. Eso sería un suicidio", declaró Muurinen.

El héroe de la semana pasada fue Pukki, de tan sólo 21 años, que unas temporadas antes había dejado el HJK para irse al Sevilla FC y que este verano ha vuelto a casa en una excelente forma. "El primer gol fue el más importante de mi carrera hasta el momento. Aprendimos mucho en el partido jugado en casa ante el Dínamo de Zagreb, pero luego además conseguimos no encajar goles", afirmó.

Pukki sólo tenía ocho años cuando el HJK jugó en la UEFA Champions League, pero el centrocampista Aki Riihilahti era parte del equipo entonces y lo sigue siendo ahora, ya que volvió en 2009 tras diez años fuera. "Hemos visto mucho al Schalke y sabíamos como podían jugar. Aún estamos a mitad de camino y la parte más difícil aún está por llegar. Tenemos que mantener la calma, pero también tenemos que tener confianza tras el resultado de la ida", afirmó el jugador de 34 años.