UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Quaresma hunde al Maccabi

Maccabi Tel-Aviv FC - Beşiktaş JK 2-3
Un gol en el descuento del portugués, su segundo de la noche, permitió la remontada 'in extremis' del equipo de Estambul.

Quaresma hunde al Maccabi
Quaresma hunde al Maccabi ©Getty Images

Ricardo Quaresma se convirtió en héroe en el descuento para dejar al Beşiktaş JK con muchas opciones de estar en los dieciseisavos de final de la UEFA Europa League tras vencer a domicilio al Maccabi Tel-Aviv FC después de ir venciendo 0-2 en el Grupo E.

Quaresma cogió el balón en la frontal del área y eludió varios obstáculos antes de disparar un tiro duro que superó a Barak Levy. El delantero portugués puso en ventaja a los turcos al final de la primera mitad, para que Ibrahim Toraman doblase la ventaja tras la reanudación, pero los goles de Sheran Yeini y Moshe Logasi parecía que iban a dejar un punto en casa.

El equipo israelí terminará colista del grupo mientras que las águilas negras se medirán al Stoke City FC en la sexta jornada sabiendo que un punto le será suficiente para seguir en competición europea.

Un pase de un distraído Quaresma en el borde del área permitió una ocasión de gol de Roberto Colautti a los tres minutos, y aunque Cenk Gönen intervino con acierto el Beşiktaş no creó peligro hasta el borde del descanso, cuando Fabian Ernst puso un centro desde la izquierda para que Quaresma empalmara directo a la red superando a Levy. Pero justo tras el descanso el Maccabi volvió a recibir otro castigo después de que İbrahim rematara a gol un córner sacado por Manuel Fernandes.

El Maccabi no desapareció pese a todo. El Beşiktaş falló a la hora de despejar un saque de esquina y un centro-chut de Sheran Yeini acabó superando a Cenk. Poco después el suplente Moshe Logasi se sacó un gran disparo desde fuera del área a falta de dos minutos para poner el empate a dos en el marcador.

A partir de ahí el partido no tuvo dueño, pero Quaresma, siempre una amenaza, apareció para decir la última palabra.