UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Brych, listo para la gran final

El árbitro alemán habló con UEFA.com antes de pitar la final de la Europa League y habló de la importancia de la experiencia, el ir paso a paso y una sorprendente llamada telefónica.

Felix Brych en el Juventus Stadium en la víspera de la final
Felix Brych en el Juventus Stadium en la víspera de la final ©Sportsfile

Felix Brych fue el cuarto árbitro en la final de la UEFA Europa League de la pasada campaña y será el principal en la gran cita de Turín de este miércoles. "El partido más importante" de su carrera y una confirmación de los buenos resultados que está dando su estrategia de ir creciendo paso a paso.

"Cuando empiezas a arbitrar te vas creando nuevos objetivos con cada paso que das. Primero quieres ser uno de los mejores árbitros de tu región, luego quieres estar en al Bundesliga, luego quieres ser un árbitro FIFA. Una vez que eres un árbitro FIFA empiezas a pensar en las finales. El pasado año fui el cuarto árbitro en la final y por supuesto el siguiente paso es estar en el centro de todo", declaró el árbitro muniqués a UEFA.com en la víspera de la final de 2014.

Y en el centro de todo es donde Brych estará cuando el Sevilla FC se enfrente al SL Benfica, y mientras que esto representa "el siguiente paso" confía en que las dos décadas que le ha costado estar aquí signifiquen que pisa en tierra firme. "La experiencia es vital en un partido así, no puedes pitarlo en los primeros años de tu carrera. Llevó como 50 partidos europeos arbitrados, por toda Europa. Tienes que estar físicamente a punto y mentalmente fuerte, pero la experiencia es tal vez lo más importante para partidos como este".

Brych observa la perspectiva que se ve desde la boca del túnel de vestuarios del compacto Juventus Stadium, unas escaleras por las que se accede a un campo que esta noche estará repleto de aficionados. Se basa en la experiencia, algo que conoce bien: "Es mi primera vez aquí pero este estadio es muy similar a los típicos campos en Alemania, especialmente después del Mundial, así que estoy acostumbrado a este tipo de escenarios. No habrá sorpresas para mí".

El árbitro de 38 años ha estado estudiando al detalle a los equipos y a sus jugadores para asegurarse de que no haya grandes sorpresas aunque también es consciente de que debe esperar lo inesperado. De hecho, fue cogido con la guardia baja cuando estaba en el hotel antes de un partido de la Bundesliga cuando recibió la llamada del jefe de arbitraje de la UEFA Pierluigi Collina que le dijo que era el elegido para dirigir la final de Turín.

Fue el último episodio de una carrera que empezó con una decepción, tal y como apunta Brych: "Solía jugar pero me lesioné con 18 años, pero siempre sentí interés por el arbitraje, no sé el motivo. Siempre que podía intentaba arbitrar los partidos del colegio, los encuentros entre clases. Siempre tuve interés así que cuando me lesioné obtuve la licencia, el primer paso estaba dado". Sin duda el primero de muchos. 

Anexo