UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Colini elogia el espíritu del Montesilvano

El triunfo del equipo italiano ante el Sporting fue resultado de la fortaleza de sus "cabezas, corazones y piernas" según declaró su técnico tras la gran final.

Fulvio Colini (ASD Città di Montesilvano C/5)
Fulvio Colini (ASD Città di Montesilvano C/5) ©Sportsfile

El entrenador del ASD Città di Montesilvano C/5, Fulvio Colini, atribuyó la primera victoria italiana en la Copa de la UEFA de Fútbol Sala a la fortaleza de sus "cabezas, corazones y piernas".

El Montesilvano se convierte en el sexto equipo en levantar el trofeo en la décima final de la competición, y en el proceso ha puesto al fútbol sala italiano en unos libros de historia que incluyen a España, Bélgica, Rusia y Portugal.

Como ya ha hecho en sus apariciones ante la prensa en el torneo, Colini elogió su planteamiento táctico ante el Sporting Clube de Portugal en la final, algo que ya hizo en semifinales ante el SL Benfica. Sin embargo, el técnico del Sporting Orlando Duarte reconoció que el equipo italiano estuvo más organizado y que por eso venció. No puso excusas tras la derrota por 5-2 de su equipo en el Baluan Sholak Sport Palace.

Fulvio Colini, entrenador del Montesilvano
Si llegas a una final, tienes que intentar ganarla. Estuvimos valientes y estamos encantados con el resultado. Si, estuvimos un poco tensos, sin miedo, pero empezamos con nervios y ellos mandaron un balón al poste en el primer minuto. Sin embargo, marcamos y antes de darnos cuenta ya íbamos 3-0. Tuvimos suerte durante algunos minutos de dominio del Sporting, pero les aguantamos realmente bien. Al final hemos sido los vencedores merecidamente.

Cuando haces tres goles tan rápido es gracias al fútbol inteligente. Nos preparamos para cualquier rival y tenemos una gran mentalidad. Mira al hombre del partido Hernan Garcias. No había jugado en cinco meses antes de las semifinales y ha hecho un gran papel.

Somos muy fuertes mentalmente, en nuestro corazón y nuestras piernas, y ganar un campeonato por tres goles, ante el equipo favorito, es un gran logro. Marcamos al hombre, así que cuando el rival ataca no hay nadie libre al que pasar. Presionamos individualmente y cada uno de nuestros hombres es muy fuerte en el uno contra uno. Es difícil doblegarnos.

Orlando Duarte, entrenador del Sporting
Como equipo siempre tienes que actuar racionalmente y no emocionalmente, y en la primera parte estábamos fuera de sitio siempre. Fuimos más emocionales de lo que deberíamos y les dimos muchos espacios. Pero marcaron cinco goles en sus pocas ocasiones, y nosotros tuvimos muchas y sólo hicimos dos. Esa fue la principal diferencia entre ambos equipos.

Estaban muy bien organizados. No podemos poner excusas, simplemente han jugado bien, estaban mejor organizados, fueron más efectivos y se lo merecieron. Mientras que ellos estuvieron colocados a la perfección y defensivamente muy fuertes, nosotros no estuvimos demasiado bien arriba.

Diría que el Montesilvano tiene un gran mérito táctico defensivamente hablando. No es una forma de jugar que me guste, pero ha sido muy eficiente. El mejor equipo ganó hoy, ha sido un resultado justo. Como entrenador asumes la responsabilidad de tus decisiones, sean buenas o malas. No he conseguido que mi equipo, que normalmente juega con coherencia, sea disciplinado.

Hernan Garcias, jugador del Montesilvano
Nadie en Italia se esperaba que ganáramos un torneo de esta importancia. Es la segunda vez que un equipo italiano llega a la final a cuatro. Pero a lo mejor ahora la gente empieza a creer que nosotros, y no sólo en los clubes españoles, rusos y portugueses, podemos ganar grandes torneos de fútbol sala.

Ha sido un año difícil en nuestra liga y no veníamos aquí pensando en la victoria, sólo queríamos jugar bien ante el Benfica. También pensamos que el partido ante el Sporting podía ser muy duro porque es un equipo muy bueno. Pero han pasado muchas cosas que me hacen pensar que ganar estaba en nuestro destino.

Aunque somos ambiciosos y aunque creo en nuestra Fortaleza y en nosotros como grupo, no estábamos seguros de poder ganar ante rivales tan fuertes. Esta victoria, a pesar de todo, es fruto del corazón y de la fuerza del colectivo.