UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Orgulloso Sporting

Alex, autor de cuatro dianas en el partido por el tercer puesto ante el Dina, se mostró encantando por su buen momento goleador y por la presencia de su familia, llegada desde Brasil.

Highlights: Sporting claim third place in 2015

Alex se mostró orgulloso de sus cuatro goles en la victoria del Sporting por 8-3 ante el Dina en la lucha por la tercera plaza
Los locales jugaron el partido "como una final"
El Sporting, contento con su medalla de bronce
El Dina admitió que no fue "lo bastante bueno" en su debut en la competición

Alex, pivote del Sporting
No esperábamos ganar por este margen, pero jugamos muy bien, con mucha calidad. Conseguimos tener la mentalidad de jugar el partido por el tercer puesto como si fuera una final, y eso marcó la diferencia. Conseguimos el tercer puesto y yo ser el hombre del partido, recibiendo una placa de la UEFA, lo que me supone un enorme orgullo. He jugado 42 partidos en Europa desde que llegué y acepto este premio con mucha satisfacción.

Ha sido especial porque mi familia viajó a Brasil para ver esta fase final. Dedico mis goles a todos ellos. Fue especial marcar cuatro goles, pero tengo que compartir el mérito con mis compañeros. El balance general de nuestra participación en esta competición tiene que ser positivo.

Roman Glavatskikh, pivote del Dina
Supongo que no fuimos lo bastante bueno, que no estábamos lo bastante preparados. Es obvio que el Sporting fue físicamente más fuerte y rápido que nosotros. Durante diez minutos hicimos un buen fútbol y tuvimos un buen nivel de compromiso, pero entonces nos desinflamos. Encajamos un gol pronto en el segundo tiempo, caímos en picado y todo se convirtió en una dura derrota. Lo que ocurrió, ocurrió. Es una buena lección para nosotros en el futuro.

Andrei Yudin, entrenador del Dina
Por desgracia al equipo resultó no estar preparado tanto mental como físicamente. No jugamos como en nuestra liga. No cometemos tantos errores básicos. Jugamos muchos partidos duros en la liga rusa, pero obviamente no podemos compararlos con los encuentros de este nivel, los partidos europeos. El precio de cada error es dos o tres veces más alto. El valor de cada jugador también es dos o tres veces más alto, especialmente el valor de un líder que cambia los partidos.