España debe seguir creciendo tras la derrota

En dos partes bien diferentes contra Inglaterra, España mostró sus virtudes y defectos. Errores defensivos unidos a una mala presión condenaron a un equipo que en el segundo tiempo se encontró.

España debe seguir creciendo tras la derrota
©Getty Images

"No ha sido nuestra mejor noche", dijo Luis Enrique tras cosechar su primera derrota al frente de España en su cuarto partido como seleccionador al caer por 2-3 frente a Inglaterra en la UEFA Nations League.

Sevilla y su gente, muy calurosa, se encontraron con un ambiente muy otoñal, viento y lluvia, en las horas previas al partido que suponía el regreso del combinado español al Benito Villamarín tras muchos años de ausencia. Y este clima, también pareció afectar a los chicos de Luis Enrique en el primer tiempo del choque.

Aunque España comenzó bien el partido, con Marcos Alonso rozando el gol, pronto una joven y seria Inglaterra fue posicionandose en el campo. Y teniendo el balón, con el objetivo de desactivar el fútbol de los españoles. Así, los locales debían de tirar de varias características en las que insiste Luis Enrique. Primero, ejercer la presión para recuperar el balón cuanto antes, que según el técnico "nos ha costado mucho presionarles". Y segundo, una vez con el balón en los pies y con rápidez, crear juego y ocasiones. "También nos ha faltado fluidez", añadió.

©Getty Images

Y como España no lograba hacer ni una ni otra cosa bien en la primera parte, Inglaterra, bien ordenada atrás y defendiendo con orden, por medio de transiciones dejó el partido sentenciado en la primera mitad con dos goles de Sterling y uno de Rashford. Y con Kane, poniendo en muy serios apuros a los defensas españoles. "Hemos estado imprecisos y hemos cometido errores individuales. Hemos permitido transiciones antes unos delanteros de nivel mundial que juegan bien a la contra", prosiguió Luis Enrique. Y así fue.

La segunda mitad se vio otra España, que apenas sufrió en defensa, porque en esta ocasión, y en palabras de Luis Enrique, "presionamos mejor". Con ello, reaccionó el conjunto español y logró marcar por medio de Alcácer a 32 minutos del final. La selección, que con su presión recuperaba el balón más cerca del área, si disfrutó de varias oportunidades para haber soñado al menos con la igualada.

"Si hubiera llegado antes el segundo gol el tercero lo marca el estadio", pero ese tanto, el de Sergio Ramos, llegó con el tiempo cumplido. Consumada la primera derrota de España con Luis Enrique al mando, no es el momento de que entren dudas. La selección no es un equipo perfecto, pero tiene muchas virtudes. Y sobre todo sabe en que tiene que mejorar. Debe ser más sólida en defensa aunque su fútbol atrevido conlleve peligros.

Frente a Croacia, en la victoria por 6-0 el mes pasado, la selección croata rozó el gol en varias ocasiones cuando el marcador iba 0-0 y la historia podría haber sido diferente. En esta ocasión, Inglaterra no perdonó y España ya sabe que no puede conceder tanto en los inicios de encuentro. Eso, al máximo nivel se paga. En 45 minutos, una mala presión, la falta de fluidez y los errores defensivos, llevaron a España a su primera derrota tras 27 encuentros seguidos sin perder y a su primera derrota en partido oficial en casa desde 2003.

Arriba