Shevchenko marcó las diferencias

AC Milan - FC Porto 1-0 Andriy Shevchenko le dio la cuarta Supercopa de Europa UEFA al AC Milan.

Por Greg Demetriou en Mónaco

Andriy Shevchenko ha vuelto a ser el héroe del AC Milan al marcar un gol de cabeza que a la postre permitió al vigente campeón de la UEFA Champions League que levantase su cuarto trofeo de la Supercopa de Europa UEFA.

Gol tempranero 
Shevchenko, que ya había marcado el último y decisivo penalti en mayo durante la tanda de penaltis (3-2) contra la Juventus FC que daba al Milan su sexta Copa de Europa, abría el marcador en el minuto 10. El juego astuto del ariete, elegido mejor jugador del partido, animó el choque en todo momento. El público se lo agradeció con una merecida ovación cuando fue sustituido en el minuto 75.

Un equipo experimentado 
Ancelotti alineaba un once titular experimentado, con Paolo Maldini recuperado a las últimas de una lesión en el tobillo que sufrió hace dos semanas en los entrenamientos. El puesto de lateral derecho lo ocupaba Dario Šimic, preferido a Cafu, mientras que otro fichaje del mercado de verano, Giuseppe Pancaro, ocupaba la banda izquierda.

McCarthy, en punta 
El delantero surafricano del Oporto, Benni McCarthy, procedente del RC Celta Vigo, jugaba en el centro de un trío ofensivo acompañado por Derlei y Dmitri Alenitchev.

Buen comienzo de partido 
El partido comenzaba a buen ritmo y el primer disparo llegaba en el minuto 3, obra de Rui Costa, pero su tiro se iba desviado. Shevchenko desbordaba con facilidad y Filippo Inzaghi no lograba a materializar una bonita volea.

Milan se adelanta en el marcador 
El número 7 era un peligro constante, intercambiando su posición con Inzaghi y sin escatimar esfuerzos para ayudar al centro del campo. Por lo tanto no sorprendió a nadie que le ganase la posición a Paulo Ferreira y cabecease inapelablemente un medido centro de Rui Costa.

Ocasión de Inzaghi 
Tras unos buenos ataques del Oporto, el Milan volvía al asalto del área lusa. Pirlo habilitaba a Shevchenko, y éste mostraba su generosidad pasando a Seedorf, pero su tiro no encontraba la meta defendida por Vítor Baía. El segundo gol de la noche casi llegaba en el minuto 33. Una vez más, Shevchenko se infiltraba en área del Oporto y le pasaba el cuero a Rui Costa. Este cedía el esférico a Inzaghi, que veía como su remate pasaba muy cerca de la cepa del poste.

Reacción del Oporto 
El Oporto no se rindió en ningún momento y a ocho minutos del descanso Derlei le daba un buen pase a Maniche, cuyo tremendo disparo se marchaba alto con un Dida ya batido.

Un ritmo de ida y vuelta 
La segunda parte empezaba a toda máquina y ambos equipos gozaban de claras ocasiones de gol. Maniche picaba el balón y éste murió en el larguero. Un minuto después, Inzaghi remataba de cabeza una falta botada por Pirlo, pero Vítor Baía se mostraba seguro bajo los palos.

Oporto, al asalto 
El Oporto no arrojaba la toalla y Maniche lo intentó desde lejos sin fortuna. En el otro lado, Shevchenko le servía en bandeja una clara ocasión de gol a Inzaghi que el trasalpino no logró materializar. El Oporto volvió a mostrar su combatividad con nuevos pero infructuosos intentos de Ricardo Costa y Edgaras Jankauskas.

Últimos coletazos 
Rui Costa podría haber sentenciado el encuentro, pero fallaba a bocajarro. Maniche lo seguía intentando desde lejos, pero erraba en su tercer intento. Inzaghi tampoco lograba rebasar a Baía que le quitaba el balón con el pie en una otra clara ocasión de gol.

El Milan, campeón 
El suspense duró hasta los últimos minutos. Así, un precioso remate en pivote de Derlei rozaba la escuadra y Jankauskas casi empataba con otro gran disparo. El campeón de Portugal, que buscaba su quinto trofeo del año, no cesaba en su intento por igualar el choque. Pero ni un último disparo de José Bosingwa, bloqueado por Dida, impedía que el Milan alzase su cuarta Supercopa

Arriba