UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

El secreto del éxito serbio

El triunfo en el Mundial sub-20 y la participación en el Europeo sub-21 son solo dos de los éxitos recientes que ha logrado el fútbol serbio. UEFA.com analiza su crecimiento.

Serbia celebra su gol ante Alemania en la primera jornada
Serbia celebra su gol ante Alemania en la primera jornada ©AFP/Getty Images

Con un poco más de siete millones de habitantes, Serbia no puede estar considerada como una de las más grandes canteras del continente. Sin embargo, sus selecciones de las categorías inferiores suelen colarse en las fases finales de los torneos de la UEFA, y además ahora pueden presumir de ser campeones del mundo sub-20 tras el torneo disputado en Nueva Zelanda.  

Y esto ha llegado después de algunos logros memorables: la selección sub-19 conquistó el Europeo de la categoría en 2013 y ha llegado a las semifinales en tres ocasiones en los últimos torneos. La selección sub-21 terminó segunda en 2007 y llegó a la final en 2009, antes de lograr un puesto para la fase final de la República Checa.

¿Cuál es su secreto?

Serbia siempre ha dado grandes talentos futbolísticos. Muchos todavía recuerdan las gestas de Dragan Džajić o Dragan 'Piksi' Stojković con la camiseta de la selección yugoslava.

Con la disolución del país, sin embargo, el fútbol pasó a un segundo plano para muchos. En la última década, el fútbol fue, de manera sorprendente, el cuarto deporte más popular del país, por detrás del baloncesto, el voleibol y el tenis. La Federación de Fútbol de Serbia (FSS) respondió con una campaña a nivel nacional: 'Mi colegio, mi equipo'. Reintrodujo las competiciones de fútbol para los niños de las escuelas y se comenzó a gestar el talento que hoy aflora.

La FSS siguió trabajando en esa dirección y decidió aprender de los mejores. En 2007 firmó una especie de acuerdo con la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) que garantiza una serie de amistosos entre selecciones de categorías inferiores, además de intercambios de información entre árbitros y cuerpos médicos. También sigue muy de cerca todo lo que ocurre en las Coverciano y Clairefontaine, sedes de las selecciones italiana y francesa respectivamente.

El resultado fue la creación de 'La Casa del Fútbol' en Stara Pazova en 2011, unas modernas instalaciones que cuentan con siete campos y un hotel. El complejo se usa de manera constante por las selecciones serbias, empezando con la sub-11. El complejo permite a la FSS organizar y acoger partidos internacionales con regularidad. Además, acoge dos torneos internacionales exigentes con equipos de la antigua Yugoslavia y la zona de los Balcanes, y también del resto de Europa. 

El seleccionador de Serbia Radovan Ćurčić
El seleccionador de Serbia Radovan Ćurčić©Getty Images

La federación serbia también tiene muchas selecciones en categorías intermedias como la sub-16 y la sub-18. El objetivo es dar a una cierta generación de jugadores un gran número de partidos y entrenamientos al año antes de comenzar su campaña de clasificación oficial en las competiciones de la UEFA como los Europeos sub-17 y sub-19. Los programas de formación de la UEFA han ayudado mucho a la hora de formar y elegir a los seleccionadores que están trabajando con sus respectivas selecciones de forma continua. Veljko Paunović, el seleccionador que acaba de ganar el Mundial sub-20, y Radovan Ćurčić, actual seleccionador absoluto, han surgido a través de este proceso.

"Fue la decisión correcta invertir tanto en programas de fútbol base. Todavía no podemos compararnos con las grandes naciones, pero Stara Pazova nos ha dado la posibilidad de trabajar con los increíbles talentos que tenemos y de formar a entrenadores. Hay mucha gente involucrada, y también hay mucho entusiasmo", dijo a UEFA.com Ćurčić, que llevó a la actual selección sub-21 a la fase final del Europeo de la categoría en la República Checa antes de hacerse con las riendas del combinado absoluto.

Sin embargo, todavía hay margen de mejora, sobre todo en infraestructuras. La federación serbia es consciente de que para producir grandes jugadores se necesitan mejores condiciones. Con la ayuda del programa HatTrick de la UEFA y de las autoridades locales, doce terrenos de juego de última generación con césped artificial se han construido por todo el país. La federación los supervisará y mantendrá, pero su objetivo es que sirvan para los entrenamientos y partidos oficiales de clubes locales.

Es en esos terrenos de juego donde se formarán los sucesores de los que recorrían este lunes de forma triunfal las calles de Belgrado. El momento cumbre de estas celebraciones en la capital serbia llegó cuando los jugadores ofrecieron a sus compatriotas el trofeo conquistado en Nueva Zelanda. Teniendo en cuenta los grandes pasos que ha dado Serbia en el desarrollo del fútbol base, uno se pregunta no si el país volverá a lograr más éxitos así, sino cuándo se producirá.