Prevención de amaños en el Europeo

Las jugadoras que van a disputar la fase final del Campeonato de Europa Femenino Sub-17 de la UEFA recibieron una charla formativa sobre la prevención de amaños de partidos.

Las jugadoras de la República de Irlanda escuchan atentamente durante su charla de prevención de amaño de partidos
©Sportsfile

El amaño de partidos no es algo lejano que sólo involucre a los árbitros y a la mafia, sino que también es una amenaza real y actual para los futbolistas de todo el mundo. Ese fue el mensaje que Emilio García, responsable de disciplina e integridad de la UEFA, dio a las jugadoras y árbitros del Campeonato de Europa Femenino Sub-17 de la UEFA.

Efectivamente el fenómeno es algo tan extendido que García nombró recientes casos producidos en Reino Unido, Austria, Australia, Estonia, España y Letonia, además de recordar la triste pero real historia de un árbitro relacionado con el crimen organizado.

Eso fue suficiente para captar la atención de las selecciones que participarán en la fase final del Europeo femenino sub-17 en Islandia, donde García dio a cada una de las ocho selecciones participantes una charla de 30 minutos dedicada a la prevención del amaño de partidos, con unas claras instrucciones: 'Reconocer, Rechazar e Informar'. Las palabras del oficial de la UEFA de que "el amaño de partidos es, desafortunadamente, parte del fútbol" están sin duda basadas en varios ejemplos reales en partidos oficiales que García se encargó de mencionar.

Si se pregunta el 'porqué', la respuesta es siempre la misma según García, que explicó cómo los tradicionales amaños en competiciones deportivas se han visto complementados, o incluso eclipsados, por los amaños relacionados con las apuestas. La impresionante cifra de 1.000 millones de euros que se apostaron en la final de la UEFA Champions League del pasado mes en Berlín es solo una pequeña parte de los 400.000 millones de euros que se movieron en apuestas en el mundo del fútbol en todo el año, una muestra de la enorme capacidad de este mercado.

Por esa razón el Sistema de Detección de Fraude de Apuestas de la UEFA analiza los patrones de apuestas de todos los partidos de sus competiciones, así como todos aquellos de las dos principales categorías de las 54 federaciones miembro de la UEFA. Esa cantidad supone 32.000 partidos al año. Aunque probar los casos puede ser más difícil que meramente identificarlos, García reveló que esa es precisamente la razón por la que es tan importante que la UEFA haya firmado un memorando de entendimiento con el cuerpo policial de la Unión Europea, la Europol.

El portal de aprendizaje online de la UEFA para jugadores, árbitros y entrenadores es otra herramienta en la lucha contra este fenómeno. Sin embargo, los propios jugadores tienen una responsabilidad personal de garantizar la integridad de sus competiciones, y se pidió a las futbolistas del Europeo femenino sub-17 que "simplemente digan no" si tienen alguna propuesta en el futuro. "Tienen que informar del incidente. No hacerlo es una falta disciplinaria", añadió García.

Debido a que los que amañan partidos necesitan a alguien en el terreno de juego, García aconsejó a las chicas sobre cómo tratar una propuesta de este tipo y cómo informar sobre un incidente. También señaló las consecuencias potenciales y las sanciones en una situación así, incluida la suspensión de por vida para las partes declaradas culpables.

El objetivo de García en Reikiavik era la formación y la prevención, y el trabajo de las chicas se basa en un claro lema: 'Reconocer, Rechazar e Informar', porque en palabras del Presidente de la UEFA Michel Platini, "al inicio nadie sabe cómo terminará el partido, pero si cambiamos eso, lo perdemos todo".

Arriba