Gran experiencia arbitral para Hussein

La árbitro alemana, que compagina su labor con su trabajo como farmacéutica, está disfrutando del Campeonato de Europa Femenino Sub-19 que tiene lugar estos días en Anatolia, Turquía.

La árbitro Riem Hussein está disfrutando del torneo en Turquía
©Sportsfile

A pesar del gran calor reinante estos días en el sur de Turquía, la árbitro alemana Riem Hussein está disfrutando al máximo de su experiencia en la fase final del Campeonato de Europa Femenino Sub-19 de la UEFA. La farmacéutica de 31 años tiene un currículum envidiable, pero tal y como explicó a UEFA.com con gran carisma, está encantada de estar viviendo esta experiencia.

"He disfrutado mucho del torneo. Hasta ahora, he tenido la oportunidad de aprender mucho de observadores con enorme experiencia, y el trabajo que hacen los árbitros y asistentes es magnífico. También hemos pasado unos días magníficos con muy buen tiempo aquí en Turquía", dijo antes de dirigir el partido de este domingo en el Grupo A entre la selección anfitriona y Rumanía.

La exjugadora del MTV Wolfenbüttel se retiró en 2005 y ha encontrado bastante dura la transición para pasar de ser futbolista a ser árbitro. "Al principio, dentro de tu mente aún te sientes futbolista en algunos aspectos, pero cuanto más arbitras, más fácil se va haciendo. Me llevó un tiempo, pero fue fácil porque tienes que concentrarte en tu trabajo y en tus tareas. Yo siempre digo que haber jugado antes de arbitrar es una gran ventaja. Inmediatamente reconoces una falta y entiendes las reacciones de las jugadoras. Ayuda mucho", explicó.

Hussein ya ha tenido el privilegio de dirigir una final de la Copa de Alemania femenina en 2010, un honor por el que recibió grandes elogios. "Había más de 26.000 personas en el estadio. Eso no es muy usual, ni siquiera en Alemania, y además el partido se ofreció en directo por televisión. El encuentro fue muy bien, y es algo que nunca olvidaré", señaló.

Hussein compagina su labor como árbitro con un trabajo como farmacéutica después de licenciarse en la prestigiosa Universidad de Tecnología de Braunschweig. "Trabajo con los clientes, y mi padre es el propietario del negocio familiar. Mi hermano y mi hermana también trabajan allí y tienen mucho contacto con la gente. Tratamos con ellos cada día. Hace falta tener mucho conocimiento científico sobre lo que pasa en tu cuerpo. Eso me ayuda a estar en forma porque intento cuidarme", sentenció.

Arriba