Ibrahimović quiere arreglar las cosas

El delantero sabe que "dos partidos desastrosos" han complicado la situación del combinado sueco pero los de Hamrén están decididos a conseguir, al menos, una plaza en los play-offs.

Zlatan Ibrahimović durante la derrota en Moscú el pasado mes de septiembre
©AFP/Getty Images

'Resplandeciente': es una palabra que no se encuentra en el diccionario sueco, pero para el seleccionador Erik Hamrén es un término deseado. Hamrén empleó dicho adjetivo para que sus jugadores se carguen de confianza.

Hubo muy poco de 'resplandeciente' en septiembre cuando los chicos de Hamrén perdieron por 1-0 ante Rusia en Moscú dentro del Grupo G y por 1-4 en casa frente Austria, lo cual provocó que el público que acudió al Friends Arena se marchó del campo con una gran desilusión.

"Nunca vi a la selección nacional con un colapso como ese", escribió un columnista deportivo al periódico Dagens Nyheter, con lo que resumió el sentir de la nación. "Zlatan no sirvió. Por tanto, los demás tampoco".

Si hubiera ganado esos dos partidos, Suecia ya se habría clasificado para la fase final. Sin embargo la selección se ha reunido ahora en Estocolmo con la tercera plaza y un puesto en los play-off como el objetivo más realista. El capitán Zlatan Ibrahimović reconoció que su equipo no había estado a la altura de las expectativas ante Rusia y Austria. "Después de estos partidos era justo criticarnos. Somos profesionales. Nunca estoy contento después de una derrota. A veces ni siquiera después de una victoria. Estos fueron dos partidos desastrosos", dijo.

Sus dos goles con el Paris Saint-Germain el domingo convirtieron a Ibrahimović en el máximo goleador de la historia del club, y el delantero espera seguir brillando en los duelos ante Liechtenstein y Moldavia, aunque es consciente de que su selección no tiene ni el más mínimo margen de error. "Cuando estoy bajo una mayor presión, es cuando más intento disfrutar. Creo que lo mismo le ocurre a todo el equipo", dijo el jugador de 34 años, que ha marcado seis goles en sus seis partidos en el Grupo G.

Resumen: Suecia – Austria 1-4
Resumen: Suecia – Austria 1-4

Suecia será la indiscutible favorita en ambos partidos, pero Liechtenstein y Moldavia no son meras formalidades; o si no que le pregunten a Montenegro, que empató 0-0 en Vaduz, o a Rusia, que no pudo pasar del 1-1 ante Moldavia en Moscú. La selección de Hamrén tiene prácticamente asegurado contar con la posesión del balón, pero la clave será si es capaz o no de transformar ese dominio en goles.

En la sesión de entrenamiento a puerta abierta el lunes, las prácticas estuvieron centradas en la rapidez en las jugadas de ataque. Con los laterales subiendo mucho por las bandas y centrando desde la izquierda y desde la derecha, el objetivo fue que esos centros fueran rematados por John Guidetti, uno de los cinco jugadores que están en la selección y ganaron la pasada edición del Campeonato de Europa Sub-21 de la UEFA. Desde que se marchó al RC Celta de Vigo en julio, ha estado la mayor tiempo en el banquillo, aunque marcó un gol en la gran victoria por 4-1 frente al FC Barcelona.

Guidetti no estuvo citado con Suecia para los partidos que se jugaron el septiembre, pero vio el partido ante Austria por la televisión. "Fue triste verlo, ya que uno siempre quiere ver a Suecia ganar", dijo. "Pero siempre hay nuevos partidos, y eso es lo bueno del fútbol", prosiguió. Esta es la primera convocatoria para Guidetti, conocido por su personalidad 'resplandeciente', y el seleccionador Hamrén espera que ello repercuta en el resto de la selección.

Arriba