UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

El factor Wembley da esperanzas a Inglaterra antes de la final de la EURO 2020

El excelente balance de Inglaterra en los grandes torneos en Wembley tiene a los aficionados y al reportero de EURO2020.com, Simon Hart, llenos de esperanza.

Inglaterra celebra su triunfo ante Dinamarca
Inglaterra celebra su triunfo ante Dinamarca UEFA via Getty Images

"Hemos puesto muchas sonrisas en la cara de todos, pero el público ha estado increíble esta noche. Creo que han estado fantásticos, nos han impulsado, sobre todo en la prórroga, y hemos conseguido encontrar el gol de la victoria".

Estas fueron las palabras de Jordan Henderson, resumiendo para EURO2020.com el factor Wembley que ayudó a los jugadores de Inglaterra a superar por fin la línea de meta y llegar a otra gran final. Por fin.

Factor Wembley

Excluyendo las tandas de penaltis, Inglaterra nunca ha perdido un partido de un gran torneo en Wembley (11V 5E).

Henderson es un jugador que sabe muy bien el efecto que puede tener el público local en un equipo. Su Liverpool, por ejemplo, seguramente nunca habría remontado aquel 3-0 contra el Barcelona en una noche de semifinales al rojo vivo en 2019 sin un Anfield enardecido.

Mira las celebraciones de Inglaterra y Kane
Mira las celebraciones de Inglaterra y Kane

La diferencia con Anfield es que hay una base de confianza construida por años de hazañas improbables. Para Inglaterra, como dijo Gareth Southgate en los instantes previos al triunfo en semifinales contra Dinamarca, el nuevo Wembley, donde Inglaterra jugó por primera vez en 2007, no tiene esa historia. "Wembley tiene una historia fantástica, por supuesto, pero para los que tenemos edad suficiente para recordarlo, muchos de esos recuerdos serían del viejo estadio", dijo.

El llamado de Southgate fue a crear nuevos "momentos icónicos" bajo el arco del nuevo estadio, una petición que ha sido atendida por un combinado que ha comenzado a escribir un nuevo capítulo bajo la dirección de su entrenador, notablemente astuto, seguro y con visión de futuro. En este sentido, el combinado y el estadio comparten la misión de hacer historia en este torneo, al igual que una selección inglesa anterior lo hizo bajo las antiguas 'Torres Gemelas' en 1966.

Final de la EURO 2020: cobertura en directo

El público local había jugado su papel contra Alemania en los octavos de final y el miércoles por la noche (con 64.547 espectadores dentro de Wembley) lo volvió a hacer para preparar una final contra Italia en un estadio en el que Inglaterra ha ganado ya 13 de sus últimos 15 partidos.

Un momento particular al comienzo de la prórroga resumió la fuerte convicción que provenía de las gradas. A los viejos seguidores de Inglaterra se les podría haber perdonado un sentimiento de hundimiento, dado el recuerdo de su selección empatando 1-1 a tiempo completo en las grandes semifinales de 1990, 1996 y 2018; el resultado final fue doloroso en cada ocasión.

Mira el "baby photo challenge" de Southgate, seleccionador de Inglaterra
Mira el "baby photo challenge" de Southgate, seleccionador de Inglaterra

Como dice la frase al principio de 'Three Lions', una canción (a pesar de lo que algunos puedan pensar) sobre la esperanza duradera del aficionado al fútbol frente a la amarga experiencia: "Inglaterra lo va a arruinar, lo va a desperdiciar". Pero esta vez no.

Mientras el arco resplandecía en un cielo nocturno cada vez más oscuro, la interpretación a todo volumen de esa misma canción fue el telón de fondo mientras Inglaterra se lanzaba al ataque en busca del gol de la victoria en la prórroga. Y después de que Harry Kane lo consiguiera, al final, después de que los coros de 'Sweet Caroline' se hubiesen apagado, muchos se quedaron en esas mismas gradas, asimilándolo todo.

Y ahora para Italia. "Una final. En casa. Sí, qué sensación", dijo Kane a EURO2020.com tras el partido a pie de campo. La historia demuestra que una final en casa no siempre es una buena sensación. Francia perdió una hace cinco años, y Portugal otra en 2004, cuando fue derrotada por Grecia. Sólo en dos ocasiones ha ganado la EURO una selección anfitriona: España en 1964 y Francia en 1984. Pero esta es la Inglaterra de Southgate, una nueva Inglaterra y una nueva historia.