Illarramendi rompe su rutina

El centrocampista vive la mejor temporada de su carrera y combina la alegría por acabar cuarto con la Real Sociedad y la ilusión por llegar lo más lejos posible en el Europeo sub-21.

Asier Illarramendi habla con UEFA.com antes del encuentro de España frente a Alemania
Asier Illarramendi habla con UEFA.com antes del encuentro de España frente a Alemania ©Sportsfile

Alejado de la costa del Mar Cantábrico, Asier Illarramendi pasa un mes de junio atípico. Lo lógico es que estuviese paseando por las calles de su Mutriku (Guipúzcoa) natal, pero un gran año individual y colectivo en la Real Sociedad de Fútbol le ha convertido en pieza clave de la selección española en el Campeonato de Europa Sub-21 de la UEFA. Tras cuajar un excelente primer partido ante Rusia, Illarramendi charla relajado con UEFA.com en la terraza del hotel de concentración.

Asier (8 de marzo de 1990) es un tipo casero, y como tal cada día durante la temporada sigue la misma ruta. Carretera desde Mutriku a Zubieta (lugar de entrenamiento de la Real Sociedad) para ejercitarse con sus compañeros.

Illarramendi sigue viviendo en su lugar de nacimiento, y parece que no tiene intención de variar esta situación. "Voy cada día a entrenar con la Real Sociedad y vuelvo. Tengo todo ahí: familia, amigos, la novia… Y mejor que ahí no estoy en ningún lado", asegura.

Pese a ser una localidad de poco más de 5.000 habitantes, de Mutriku han salido dos futbolistas que vistieron la camiseta del cuadro vasco: Dionisio Urresti (en la década de los 60 y 70) y Luciano Iturrino (80 y 90), y con este último tiene una curiosa relación. "Iturrino fue mi entrenador cuando empezaba en mi pueblo jugando en cadetes. Y encima es del grupo de amigos de mi padre. Con él aprendí mucho", confirma Asier.

Esas lecciones en los campos de Mutriku forjaron al jugador que ahora porta el número 3 en la medular del combinado de Julen Lopetegui. "El esquema de la Real Sociedad y la selección española es similar, intentamos tocar y arriba tenemos gente vertical y rápida", afirma rememorando la cuarta posición en Liga con la Real que le permitirá disputar el play-off de la UEFA Champions League.

Pero no todo ha sido fácil en el camino a Israel. Tras disputar tres partidos de la fase de clasificación, Illarramendi se lesionó en el menisco en noviembre de 2011 y estuvo más de dos meses fuera de los terrenos de juego para volver a la sub-21 al mayo siguiente. "En ese momento no pensaba en poder estar con España. Mi idea era recuperarme lo antes posible. Volví a jugar y me dieron otra oportunidad", rememora con alegría.

Si algo demostraron Asier Illarramendi e Íñigo Martínez, compañeros en la Real Sociedad y en la fase final del Europeo sub-21, es que suelen guardarse alguna sorpresa para el final. Tras certificar en la última jornada de Liga el puesto Champions, el centrocampista y el central se raparon el pelo, cambio de look por el objetivo cumplido. Ahora, Illarramendi prefiere no prometer nada. "Ya no me puedo hacer nada... ¡con esta pedazo de cabeza! No me arrepiento, y encima me ha venido muy bien para combatir el calor que tenemos aquí en Israel", finaliza sin desvelar su próxima fechoría si logran el título en el Teddy Stadium el 18 de junio.

Ya que ha roto su rutina de estar gran parte del verano en Mutriku, Asier Illarramendi apuesta por llegar a la final y aprovechar al máximo su atípico inicio de vacaciones.