UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Capacidad de mejora en Alemania

Después de que la selección germana empatara 1-1 ante Serbia en el primer partido, y de cara al choque ante Dinamarca, analizamos algunas claves del juego teutón.

Max Meyer no estuvo acertado ante Serbia
Max Meyer no estuvo acertado ante Serbia ©Sportsfile

Antes de que comenzara la fase final, el seleccionador alemán solía repetir la frase "paso a paso" y la expresión “cada partido es una final para nosotros”. Nada de eso cambia después de que Alemania empatara 1-1 ante Serbia en el primer partido, pero de cara al choque ante Dinamarca analizamos algunas claves del juego germano.

1) Estabilidad defensiva
Las carencias defensivas quedaron claras en el encuentro ante Serbia. Alemania no solo sufrió para adaptarse al juego agresivo de su rival, algo que le hizo sufrir con las rápidas transiciones serbias, sino que tampoco fue superior en el ritmo de partido. "Hemos corrido mucho detrás de la pelota en la primera parte", admitió el defensa Matthias Ginter.

2) Confianza
Puede que el empate en el primer partido le saque del grupo de grandes favoritos, pero el potencial del equipo sigue intacto. "Nuestra plantilla está llena de jugadores de la Bundesliga que acumulan mucha experiencia. Tenemos que aprovechar eso si queremos tener éxito aquí", señaló el portero Marc-André ter Stegen, campeón de la UEFA Champions League con el FC Barcelona. Ante Serbia, principalmente en la primera parte, no parecían con mucha confianza.

Alemania empata ante Serbia

3) Ritmo
El seleccionador y los jugadores recibieron críticas tras el partido, sobre todo por la primera parte realizada. Pero los alemanes se mostraron tranquilos y apuntaron que en la segunda parte mejoraron sensiblemente su actuación a pesar de jugar con uno menos. Su último amistoso fue hace dos meses y medio, así que para Alemania el encuentro sirvió para comprobar en qué estado se encuentran.

4) Promesa ofensiva
Uno se puede hacer a la idea de hasta dónde puede llegar el potencial ofensivo de Alemania si consiguen engrasar su maquinaria. Por ahora, eso es más una promesa que una realidad, pero tras la entrada de Leonardo Bittencourt la fluidez aumentó en la parcela de ofensiva. Dada la calidad que atesora Alemania en ataque, el reto de Hrubesch parece claro: encontrar la manera de que la gente de arriba se entienda.