Italia será el rival de España

Italia - Argentina 7-4
Los campeones europeos se clasificaron para la final tras vencer a Argentina.

Por Greg Demetriou

Italia – Argentina 7-4
Los campeones continentales, Italia, jugarán la final del Campeonato Mundial futsal FIFA contra España, tras su victoria en semifinales contra Argentina, en China Taipei.

'Hat-trick' de Bacaro
Tres goles de Vinicius Bacaro ayudaron a la selección italiana a clasificarse para la final, aunque Andre Vicentini fue expulsado. Esta victoria significa que los hombres de Alessandro Nuccorini se enfrentarán a España en la final del domingo, en lo que será la revancha de la semifinal del Campeonato Europeo Futsal UEFA de 2003, cuando los Azurri ganaron por 2-1, mientras que Argentina jugará contra Brasil para el tercer puesto.

Primer gol
Argentina no disputó un gran encuentro, al contrario de los italianos que, desde un principio, se lanzaron al ataque. Bacaro abrió el marcador en el minuto 2, cuando recuperó un balón y batió por bajo al portero argentino. Argentina seguía sin crearse oportunidades de gol cuando Fabiano hizo el 2-0 en le minuto 9, después de que el balón rebotara en Carlos Sánchez.

Error defensivo
El 3-0 llegó en el minuto 12 cuando el desafortunado Sánchez perdió el balón y habilitó a Bacaro para marcar el tercer gol italiano. Los argentinos acusaron este mal comienzo de partido aunque supieron aguantar hasta el descanso sin conceder más goles. Recuperaron un poco de su juego en la segunda parte, y se hicieron con la posesión del balón antes de que Sánchez marcara un buen gol, tras una gran jugada personal en el minuto 28.

Avalancha de goles
Sin embargo, Italia siguió apostando por el ataque y fue recompensada con un gol de Vicentini, tras una gran volea, cuatro minutos más tarde. El propio Vicentini fue expulsado poco después, y no podrá jugar el domingo. Pero, pese a la inferioridad numérica, Adriano Foglia hizo el 5-1 antes de que Marcelo Giménez acortara distancias para los suramericanos. Bacaro completó su 'hat-trick' con un libre directo en el minuto 35, aunque poco después, Fernando Wilhelm marcó para los argentinos y puso el 6-3 en el luminoso. Montovanelli, con la ayuda del portero argentino, hizo el séptimo gol italiano mientras que el gol de Jiménez en los últimos 30 segundos sólo sirvió para maquillar el resultado, que se quedó en 7-4 para los europeos.