Marcelino lleva a España a lo más alto

La preocupaciones antes del partido sobre si el encuentro iba o no a disputarse quedaron olvidadas cuando el delantero consiguió cerca del final en Madrid el gol que dio a los españoles su primer gran título.

Jesús Pereda (a la izquierda) abrió el marcador en la gran final de Madrid
Jesús Pereda (a la izquierda) abrió el marcador en la gran final de Madrid ©Getty Images

España - Unión Soviética 2-1
(Pereda 6', Marcelino 84'; Khusainov 8')
Final
Madrid, 21 de junio de 1964

¿Hubo inquietud en la previa del partido? ¿Pensó alguien honestamente que España no se presentaría como cuatro años antes? En casa, con la selección nacional con la oportunidad de hacerse con su primer gran título, y la posibilidad de usar la propaganda a su favor, seguramente no: Franco acudió en persona al partido.

Él vio al combinado de José Villalonga disfrutar de un brillante inicio en el Santiago Bernabéu que les puso por delante aunque poco después los soviéticos lograron el empate, sin embaro, a pocos minutos para el final llegó el gol del triunfo. Los cuatro goles de los españoles en el torneo llegaron gracias a centros desde la derecha. Así llegó el primero de la noche cuando Edouard Mudrik no pudo despejar un centro de Luis Suárez y el centrocampista Jesús Pereda se elevó en el aire para rematar el balón. El famoso portero de la Unión Soviética, Lev Yashin, no pudo hacer nada.

Poco después, Fernando Olivella derribó a Galimzyan Khusainov, y éste empató de falta directa para la selección de Gavril Kachalin. Tras el empate, los dos equipos se cancelaron uno al otro sobre el terreno de juego. El jugador local, Feliciano Rivilla, rápido e inteligente, tuvo un apasionante duelo con el prometedor Khusainov, mientras que Albert Schesternev, de la URSS, eclipsó en el campo a Marcelino Martínez, aunque quizás tuvo suerte de no cometer penalti tras lo que pareció un derribo sobre Pereda en el área.

Aunque los defensas se bastaron para evitar el peligro, la Unión Soviética apostó por la entrada de un centrocampista defensivo más, Alekxei Korneev, una estrategia que jugó en su propia contra, ya que cortó la creatividad del centrocampista Valeri Voronin. El tanto de la victoria llegó cuando el mediapunta zurdo Suárez abrió el esférico a la banda derecha. Pereda recogió el esférico y centró para que Marcelino dibujase un soberbio cabezazo ajustado al palo. Curiosamente, cuatro días después el propio Marcelino marcó un tanto en la final de la Copa de Ferias para el Real Zaragoza, que también venció por 2-1 al Valencia CF.

Este segundo Campeonato de Europa de la UEFA fue una clara mejora sobre el primero, cuando España se retiró del encuentro de cuartos de final ante la URSS por razones políticas. Esta vez el nuevo campeón trató a los equipos como iguales, derrotó en semifinales a Hungría mientras que la Unión Soviética hizo lo mismo con Dinamarca, y su último gol fue suficiente para decidir la final. Incluso el gran Yashin, todavía en gran forma a sus 34 años, fue un mero espectador.

¿Qué sucedió a continuación?
Como campeona de Europa España se clasificó automáticamente para la Copa Mundial de la FIFA de 1966 aunque con un equipo muy similar no logró pasar de la primera ronda. Además, hasta la UEFA EURO 2008 no volvió a saborear las mieles del éxito. La URSS, por su parte, estuvo presente en las últimas rondas de los grandes torneos, alcanzando las semifinales en Inglaterra en 1966 y en el Campeonato de Europa de la UEFA de 1968. Además, fue subcampeona en 1972, cuando cayó en la final ante Alemania Federal.

Anexo