El regreso del fútbol: UEFA está preparando una vuelta segura de sus competiciones de élite.
Más información >

 

Héroes de la EURO: Karel Poborský, 1996

"Casi lo hago demasiado bien", afirmó el checo recordando los instantes de agonía vividos durante el vuelo de su famosa vaselina ante Portugal en la EURO '96.

Karel Poborský en acción ante Portugal en los cuartos de final de la EURO '96
Karel Poborský en acción ante Portugal en los cuartos de final de la EURO '96 ©Getty Images

"Siempre me gustó más finalizar con calidad que con potencia", afirmó Karel Poborský recordando el partido de cuartos de final ante Portugal de la EURO '96 que se decidió con su preciosa vaselina en el minuto 53.

Las repeticiones de aquel gol hacen prácticamente imposible que aquel gol en Birmingham pase al olvido. "Jiří Nemec me pasó el balón, yo me fui de dos o tres jugadores y perdí el balón, pero me volvió y de repente estaba detrás de la defensa corriendo hacia la portería. Baía [portero de Portugal] estaba lejos de la línea de gol y fue fácil pasarla por encima. Salió muy bien. El balón subió mucho y por un momento creí que se iba a ir alto, pero bajó y fue un gol muy importante para nosotros", afirmó.

"[El portero de Portugal Vítor] Baía estaba muy lejos de su línea, así que fue lo más fácil de hacer. Casi lo hice demasiado bien. El balón fue muy alto y por un momento pensé que no caería en la red, pero lo hizo y fue un gol muy importante para nosotros".

Poborský en la EURO '96
Poborský en la EURO '96

Factor sorpresa
Los aficionados de fuera de la República Checa no conocían mucho a Poborský cuando el jugador de 24 años llegó a Inglaterra para la EURO '96. Había sido un jugador de perfil bajo en su país hasta que los grandes clubes checos intentaron ficharlo en 1994, cuando jugaba en el Dynamo České Budějovice. Inesperadamente se fue al Viktoria Žižkov, y un año más tarde recaló en el Slavia de Praga, con el que ganó la liga checa y disputó las semifinales de la Copa de la UEFA en la que iba a ser su única temporada en el club capitalino.

Aventuras europeas
Los checos llegaron hasta la final de la EURO ’96 y llegaron a ir ganando ante Alemania durante 14 minutos en la segunda parte, pero acabaron cayendo con el gol de oro. Poborský, sin embargo, dejó huella en el torneo y fue fichado por el Manchester United. Aunque David Beckham le ganó el puesto en la banda derecha de Old Trafford, el checo nunca se arrepintió de su etapa en Inglaterra, donde ganó la liga en su primera temporada. "El fichaje por el Manchester United me abrió el mundo. Fue la mejor decisión de mi vida", afirmó.

Luego el talentoso Poborský pasó por la liga portuguesa. Junto con João Pinto formó una interesante pareja ofensiva en el Benfica y se convirtió en un ídolo en Lisboa. Su compañero de selección Pavel Nedvěd recomendó a la Lazio su fichaje y allí jugó junto a estrellas de la categoría de Alessandro Nesta o Hernán Crespo.

Karel Poborský en la actualidad
Karel Poborský en la actualidadGetty Images

"Hablamos y bromeamos muchas veces sobre el partido, pero debo decir que me ayudó. Fue lo mismo con los aficionados portugueses: sabían quién era yo." Su compañero internacional Pavel Nedvěd lo recomendó para la Lazio, donde también jugó con Alessandro Nesta y Hernán Crespo.

Récord de partidos
El entrenador Dušan Uhrin hizo debutar a Poborský con su selección en una victoria por 4-1 en un amistoso ante Turquía en febrero de 1994, primer partido oficial de la República Checa desde la división de Checoslovaquia. El centrocampista jugaba entonces en el České Budějovice de su región natal, al sur de Bohemia. Fue una de las primeras estrellas en despuntar de una gran generación, y su trayectoria internacional acabaría por incluir tres EUROs, siendo subcampeón en 1996 y llegando a semifinales en 2004.

El portero Petr Čech, que jugó junto a Poborský en su debut con 19 años en 2002, igualó su récord de 118 partidos con la selección checa y para él será especial superar al centrocampista como jugador con más partidos para su país.

©Getty Images

De vuelta a casa
Poborský volvió a la República Checa en 2002 para jugar en el Sparta de Praga, eterno rival del Slavia. Como capitán logró dos ligas y una Copa de la República Checa con su nuevo club y también llegó a los octavos de final de la UEFA Champions League 2003/04. Más tarde completaría el círculo acabando su carrera en mayo de 2007 con una etapa de dos años en el České Budějovice.

Nadie sabe que hubiera sido de él sin aquella preciosa vaselina en la EURO '96, pero Poborský (que sigue jugando algún partido de exhibición con compañeros de la selección checa del 96) ha disfrutado mucho del camino recorrido. "Hay mucho que recordar. Han pasado muchas, muchas cosas, y las he disfrutado todas", declaró sobre su carrera.

Anexo

Arriba