Manteniendo las calles seguras

La seguridad es quizás el elemento más importante para conseguir una exitosa UEFA EURO 2012, tal y como descubrió Liubomir Kuzmiak cuando pasó un día junto a la policía en Lviv.

Ihor Hnyliuh, policía en Lviv
Ihor Hnyliuh, policía en Lviv ©UEFA.com

Los preparativos de seguridad para la UEFA EURO 2012 se han planificado durante muchas semanas, pero es durante el transcurso del torneo cuando la responsabilidad aumenta, así nos lo cuentan después de pasar un día en la vida del policía ucraniano Ihor Hnyliuh.

El comisario de Policía Hnyliuh comienza su jornada en el Departamento Principal del Ministerio del Interior de Ucrania (MDMIA) en Lviv, en frente de la pantalla de su ordenador a través de la acumulación diaria de papeles administrativos. La vida de un hombre de la ley, al fin y al cabo, no sólo se trata de proteger las calles, por lo que a Hnyliuh no le importa las tareas de documentación diarias. "Cuando te gusta tu trabajo, ir a trabajar es un placer. Tenemos un equipo de personas maravilloso con una convivencia magnifica. Hay un gran ambiente de trabajo", explica.

Las calles de la ciudad, sin embargo, no se mantienen seguros por sí solas y Hnyliuh admite que él y sus compañeros han pasado un buen número de noches de insomnio para proteger a los ciudadanos de Lviv. Para que la comunicación juegue un papel fundamental, cuando se trata de una situación difícil, tenemos que saber utilizar un lenguaje correcto para resolver el problema. "Sólo hay una regla en estas situaciones. No hay que olvidar que estamos actuando en nombre del Estado, y no en el nuestro, llevar la placa de policía conlleva una gran responsabilidad", dice.

No hay días de descanso en la profesión de policía. Tenemos que estar siempre al acecho, y en ese sentido Hnyliuh encuentra paralelismos con los principales protagonistas de la UEFA EURO 2012. "Tenemos algo en común con los jugadores de fútbol. Tampoco podemos relajarnos durante el partido. El menor descuido puede conllevar a un gol.", dice Hnyliuh
Hasta el momento Hnyliuh y sus compañeros han logrado mantener su portería a cero, los problemas entre los aficionados alemanes, portugueses y daneses han sido mínimos, como resultado, Hnyliuh cree que "Aprender inglés nos ha ayudado mucho. Con un nivel básico es suficiente para entender a los aficionados".

Al final de un largo día, a Hnyliuh, como a sus miles de compañeros, le espera su otra vida. Lejos del mundo estresante y caótico de la policía regresa a casa con su esposa y dos hijos. "Es la mejor forma de relajarse después de un duro día de trabajo. Su familia siempre le levanta el ánimo, ya que entre tus seres queridos te sientes completamente feliz", dice.

Anexo