UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Las nórdicas buscan la final

El orgullo escandinavo estará en juego cuando Noruega y Suecia se enfrenten en la semifinal.

Por Kevin Ashby en Preston

Cien años después del fin de la unión entre Noruega y Suecia, las dos selecciones de fútbol femenino de más éxito en Escandinavia se enfrentarán en Warrington. La vencedora jugará la final del Campeonato de Europa UEFA Femenino 2005.

“Año especial”
Los países se unieron en 1814, formando una federación que duró hasta 1905, cuando Noruega volvió a ser un estado independiente con su propia monarquía. Gran parte de la rivalidad amistosa entre los países es resultado de esa alianza, y el seleccionador Bjarne Berntsen habló por todos los noruegos cuando dijo a uefa.com: “Es un año especial para nosotros, y son nuestras mayores rivales. Todos estamos deseando jugar este partido”.

Victoria final
Puede que Suecia haya tenido ventaja en la unión histórica, pero Noruega lleva ventaja en los encuentros previos entre ambas selecciones, ganando la mitad de los 36 partidos oficiales jugados desde 1978 y habiendo perdido sólo diez. Noruega derrotó a Suecia en la final de esta competición en 1987, la semifinal en 1989 y el enfrentamiento en la semifinal de la Copa Mundial de la FIFA en 1991. La victoria más importante de Suecia tuvo lugar en esta fase en la Eurocopa de 1995.

Clasificadas en el último momento
Ambas selecciones se clasificaron en el último momento. Suecia llegó a su último partido del Grupo A contra Inglaterra con la necesidad de derrotar a las anfitrionas para asegurarse seguir adelante. Un gol en el minuto 3 de Anna Sjöström fue suficiente y evitó un enfrentamiento contra Alemania. Noruega también necesitaba la victoria contra Italia, pero dependía de la derrota de Francia a manos de las alemanas. Los dos resultados se dieron, aunque las francesas se quedaron a 18 minutos de conseguir el empate que necesitaban.

Viejas enemigas
“Estábamos en una posición muy difícil después de los dos primeros partidos, igual que Suecia. Pero avanzamos y ahora jugaremos ante nuestras vecinas y rivales por un lugar en la final, lo cual es grandioso. Debimos haber sumado un punto en el partido ante Alemania y quizás haber vencido a Francia”, dijo Berntsen. Los partidos terminaron 0-1 y 1-1 , pero aún así está contento con la trayectoria de Noruega desde que tomó el cargo en diciembre.

Patrones ofensivos
“He hecho saber a muchas jugadoras jóvenes que pueden jugar con Noruega durante muchos años. También he trabajado mucho en nuestros patrones ofensivos y cada vez somos mejores en ataque”, señaló Berntsen. Después de no haber podido marcar ante Alemania, el ataque de Noruega ciertamente creció después de que jugara ante Francia la sensación de 16 años Isabell Herlovsen, aunque el seleccionador quizá prefiera alinear esta tarde a la jugadora Unni Lehn, de 28 años, que es algo más defensiva.

“La clave”
Berntsen cree que la experiencia es la principal virtud de las suecas, y también la línea ofensiva de Hanna Ljungberg y Victoria Svensson. “Ellas tienen a dos muy buenas jugadoras que han estado entre las mejores delanteras durante varias temporadas. Esa será la clave de su juego”. Hasta ahora la defensa sueca ha contrarrestado bien a las líneas ofensivas de los equipos, aunque la entrenadora Marika Domanski-Lyfors sabe que todo su plantel debe tener una buena actuación si es que desean llegar a su segunda final consecutiva.

“Mejor golpe”
“Es un gran reto enfrentarse ahora a Noruega, ya que son las favoritas. Pero daremos nuestro mejor golpe y todas están preparadas para la pelea y con ganas de salir a jugar, por lo cual esperamos mucho de este partido. Hemos hecho todo lo posible para concentrarnos en este encuentro. Incluso hemos practicado los penaltis, pero esperamos ganar este partido en los 90 minutos. El tiempo lo dirá”, concluyó Domanski-Lyfors.