Festival de Baroš

República Checa - Dinamarca 3-0
15 minutos de fútbol total de los checos bastaron para eliminar a Dinamarca.

Festival de Baroš
Festival de Baroš ©AFP

La República Checa ha logrado colarse en semifinales confirmando que es la gran favorita para adjudicarse el torneo. Tras una mala primera parte, el equipo capitaneado por Pavel Nedved dio un recital de fútbol al inicio de la segunda. Dinamarca no supo cómo contrarrestar la avalancha ofensiva de su rival. Los checos han vuelto a sorprender. Esta vez, resolviendo unos cuartos de final en tan solo quince minutos.

Las ilusiones puestas en el fútbol espectáculo que ha venido desarrollando la República Checa a lo largo del campeonato parecieron confirmarse en los primeros minutos. Pavel Nedvěd, Milan Baroš, Tomás Galásek y Jan Koller amenazaron la portería danesa, con tres lanzamientos lejanos y un cabezazo respectivamente, antes de que se cumpliera el cuarto de hora de juego. Fue un espejismo.

EURO 2004: todo lo que necesitas saber

Desde entonces el dominio de la pelota correspondió a Dinamarca. Los centrocampistas robaban enseguida el esférico y buscaban las bandas ocupadas por Martín Jorgensen y Jesper Gronkjaer. En una de estas acciones, el extremo izquierdo, Jorgensen, ganó la línea de fondo y retrasó el balón al interior del área. En un gran gesto técnico, Christian Poulsen amagó el disparo y despistó a su marcador. Su remate final, cargado de peligro, murió en el cuerpo de Tomás Ujfalusi.

Hay una sentencia taurina que apostilla "corrida de expectación, corrida de decepción". Y el encuentro entre checos y daneses cumplió el dicho en la primera parte. Sin oportunidades de gol, Dinamarca se encargó de tratar bien la pelota y la República Checa de esperar a ver si les venía, por inspiración divina, alguna situación clara. El aburrimiento se apoderó de las gradas y el pitido de Valentin Ivanov, que dio paso al descanso, supuso un respiro ante tanta discreción futbolística.

Los mejores goles de la EURO 2004
Los mejores goles de la EURO 2004

El paso por vestuarios tuvo un efecto óptimo para los hombres de Karel Brückner. La República Checa engrasó su máquina y arrasó del campo a su rival. En el minuto 49, un saque de esquina, producto del dominio incipiente checo, fue botado por Poborský y Jan Koller conectó un testarazo imponente que se coló por la escuadra del marco de Thomas Sorensen. Martín Laursen, central danés, se despistó en la marca del gigante ariete. Error fatal.

Seis minutos después, Dinamarca replicó con un contragolpe rapidísimo de Jorgensen por la izquierda. Al llegar a la línea de fondo, el centro no se hizo esperar. Tomasson desde el corazón del área, en una posición envidiable, cabeceó mal al cuerpo de Tomás Ujfalusi. El delantero estuvo lento en el rechace y Marek Jankulovski alejó de un pelotazo el peligro y las opciones de los nórdicos para llegar a semifinales.

La rúbrica de la República Checa llegó en el 63. Un genial pase de Poborský en profundidad fue aprovechado por la velocidad de Milan Baroš. El media punta se plantó ante el cancerbero danés y le batió con una vaselina medida. La clasificación para semifinales era un hecho. La confirmación definitiva salió del pie derecho de Nedvěd. En otro gran pase en profundidad, el capitán desarboló a la zaga nórdica y encontró la posición privilegiada de Baros. El joven ariete fusiló con la zurda el portal de Sorensen. Era el minuto 65.

En un cuarto de hora la República Checa había hecho su trabajo. Con precisión, belleza, rapidez y contundencia. Siempre apostando por el fútbol de ataque. La decepción de la primera parte se volvió festín en la segunda para los miles de aficionados, checos y no checos, que apuestan por esta escuadra como futura campeona. Dinamarca acabó el partido intentando mantener su estima alta. El castigo rival había sido excesivo para una selección que ha protagonizado un buen torneo. Grecia será la última traba de la República Checa para llegar hasta la final del próximo 4 de julio.

EURO 2004: Equipo del Torneo

Alineaciones

Imagen del duelo en Oporto antes del inicio
Imagen del duelo en Oporto antes del inicioIcon Sport via Getty Images

República Checa: Čech; Jankulovski, Bolf (Rozenhal 65'), Ujfaluši Jiránek (Grygera 39'); Nedvĕd (c), Galásek, Rosický, Poborský; Baroš (Heinz 70'), Koller
Suplentes: Blažek, Kinský, Mareš, Šmícer, Lokvenc, Vachoušek, Hübschman, Týce, Plašil
Seleccionador: Karel Brückner

Dinamarca: Sørensen; Bøgelund, Henriksen, Laursen, Helveg; Gravesen, Claus Jensen (Madsen 71'), Poulsen; Jørgensen (Løvenkrands 85'), Tomasson, Grønkjær (Rommedahl 77')
Suplentes: Peter Jensen, Maigaard, Niklas Jensen, Sand, Kahlenberg, Krøldrup, Daniel Jensen, Priske, Perez
Seleccionador: Morten Olsen

Árbitro: Valentin Ivanov (Rusia)

Jugador del Partido: Milan Baroš (República Checa)

Anexo